nomadas52-banner1

Spanish English Portuguese

 

  Versión PDF

 

Teresita Gómez: su música, un canto interior

Teresita Gómez: sua música, uma música interior

Teresita Gómez: her music, an inner song

Marta Elena Bravo Betancur*
María Cecilia Bravo Betancur**


* Filósofa de la Universidad Pontificia Bolivariana y posgraduada en política y gestión cultural. Profesora honoraria de la Facultad de Ciencias Humanas y Económicas de la Universidad Nacional, sede Medellín. Miembro de la Orden Gerardo Molina de la misma Universidad. E-mail: Esta dirección de correo electrónico está protegida contra spambots. Usted necesita tener Javascript activado para poder verla.

** Música de la Facultad de Artes de la Universidad de Antioquia. Violista en la Orquesta Sinfónica de Antioquia. Directora de programación de la Emisora Cultural de la Cámara de Comercio de Medellín. Profesora de música en diversas instituciones. E-mail: Esta dirección de correo electrónico está protegida contra spambots. Usted necesita tener Javascript activado para poder verla.


Resumen

Teresita Gómez es una de las pianistas más destacadas y queridas en el contexto musical colombiano. Las autoras de este texto buscan un acercamiento personal a la artista para dar cuenta de su forma maravillosa de adentrarse en el mundo de la música y lograr una interpretación tan original de sus artistas preferidos. El artículo da cuenta del recorrido vital por momentos significativos de su existencia llena de luchas y de enormes satisfacciones como intérprete y profesora, así como por su reconocida trayectoria a través de escenarios nacionales e internacionales.

Palabras clave: canto interior, “mis artistas preferidos”, Instituto de Bellas Artes, comunicación con los demás, música colombiana.

Resumo

Teresita Gómez é uma das pianistas mais destacadas e queridas no contexto musical colombiano. As autoras procuram ter uma aproximação pessoal à artista para poder comprovar sua forma maravilhosa de submergir-se no mundo da música e conseguir uma interpretação tão original de seus artistas preferidos. O artigo mostra o percurso vital por momentos significativos de sua existência, cheia de desafios e de enormes satisfações como intérprete e professora, assim como por sua reconhecida trajetória através de cenários nacionais e internacionais.

Palavras-chaves: canto interior, “meus artistas preferidos”, Instituto de Belas Artes, comunicação com os demais, música colombiana.

Abstract

Teresita Gómez is one of the most outstanding and beloved pianists in Colombia. The authors of this article wanted a personal approximation to the artist to give account of the wonderful way she goes into the world of music and performs in an original way her preferred artists. The article shows her lifetime journeys through significant moments of her life, full of struggles and great satisfactions as an interpreter and as a teacher, as well as her acknowledged trajectory both in national and international scenarios.

Key words: inner song, “my preferred artists”, Institute of Arts, communication with the others, Colombian music.


Bach es el pulso del universo. Un músico sin Bach es un músico sin alma.
Teresita Gómez

El lugar de la infancia

El Instituto de Bellas Artes de Medellín, corazón de la historia cultural en Antioquia, fue fundado por la Sociedad de Mejoras Públicas en 1910 y por allí pasaron creadores en artes plásticas que son pilares en la historia de Antioquia y de Colombia: Francisco Antonio Cano, Marco Tobón Mejía, Pedro Nel Gómez, Eladio Vélez, Carlos Correa, Débora Arango, Rafael Sáenz, Fernando Botero, para mencionar algunas figuras sobresalientes y con proyección internacional. En música sobresalieron artistas como el maestro Joseph Matza, violinista destacado y director por varios años de la Orquesta Sinfónica de Antioquia; el pianista Pietro Mascheroni, artista italiano impulsor de la ópera; el maestro español Jesús Arriola; Gonzalo Vidal, autor de la música del Himno antioqueño; José María Bravo Márquez, iniciador del movimiento coral en Antioquia, y el pianista Harold Martina, reconocido en el ámbito internacional.

El Instituto de Bellas Artes constituye además, un patrimonio arquitectónico antioqueño, obra del maestro Nel Rodríguez. Teresita Gómez, también patrimonio artístico y afectivo de Medellín, vivió en el Bellas Artes de los años 40 y 50. Llegó a la institución como hija adoptiva de los porteros, Teresita Arteaga y Valerio Gómez, su amor entrañable y quien estimuló su dedicación al piano. Sus primeras imágenes y sobre todo, los sonidos del mundo, los percibió en ese hermoso lugar: “Mi vida era completamente feliz, desde los tres años quise aprender a tocar piano (…) vivía obsesionada con este instrumento, siempre esperaba que alumnos y profesores se retiraran para sentarme frente a un piano junto a mi papá que me acompañaba”. (Revista del Jueves, 1983: 4).

Marta Agudelo de Maya, gran pedagoga musical, profesora del Bellas Artes, fue la primera persona que percibió el talento de la pequeña y le dio sus primeras lecciones de piano. A los cuatro años y medio, Teresita ya estaba interpretando las canciones infantiles, el Reloj cucú y La marcha del soldadito, con esa gracia y sensibilidad que la ha caracterizado en su trayectoria como pianista.

Teresita dejó la escuela en el tercer año de primaria para dedicarse por completo a estudiar piano. A comienzos de los años 50 se vinculó al Instituto una profesora italiana que habría de dejar huella: Ana María Penella, premiada en el concurso Margaret Long - Jacques Thibaut de París. Fue maestra de Harold Martina y de Teresita, dos de las figuras más descollantes del piano en Colombia.

Pero no sólo con los clásicos se empezó a familiarizar la pianista en el Bellas Artes. Desde su casa, que, como ya señalamos, quedaba dentro de Instituto, y en los salones que frecuentaba tanto para sus lecciones de piano como para sus juegos infantiles, muy niña también oía la música colombiana, y grupos artísticos que hicieron historia en este género, reunidos allí para sus ensayos: Espinosa y Bedoya, Obdulio y Julián, el Dueto de Antaño, así como varios miembros de la familia Vieco, de reconocida tradición musical en Antioquia. De su madre oyó la primera versión de esa obra tan popular en la música colombiana, Hacia el calvario, del maestro Carlos Vieco y que, posteriormente, copiaría de oído, para hacer una versión maravillosa que ha interpretado en diversos escenarios nacionales e internacionales y que está recogida en una de sus grabaciones.

El peregrinaje por su formación

El Conservatorio de la Universidad Nacional de Colombia, en Bogotá, es otro de los lugares donde se ha escrito la historia musical del país. Allí llegó luego Teresita Gómez con el fin de realizar estudios de piano superior. Tuvo como maestras a la rusa Tatiana Goncharova y a la alemana Hilde Adler de quienes recibió enseñanzas que fueron consolidando su carrera. Poco después, en la Universidad de Antioquia se fundó el Conservatorio que hoy hace parte de la Facultad de Artes. El pianista Harold Martina se desempeñaba entonces como profesor; con él, la artista antioqueña obtuvo en 1966 el título de concertista y profesora de piano con el máximo reconocimiento, Summa Cum Laude. Ofreció en esta ocasión un concierto inolvidable para quienes tuvimos oportunidad de escucharla en ese otro “lugar de memoria”, el Paraninfo de la Universidad de Antioquia. En años posteriores, la pianista perfeccionó su formación musical en el exterior con la profesora Bárbara Hesse en clases maestras en Varsovia (Polonia, 1985). Igualmente, participó en un festival en Weimer, Alemania, con Jakob Leteiner (en 1986) y recibió lecciones con Klaus Beslau (Berlín, 1987).

Si bien estos maestros fueron decisivos en sus estudios, su peregrinaje en este campo ha significado sobre todo una búsqueda personal, al explorar los aspectos más finos de su exquisita sensibilidad que es lo que le ha dado un “tono” especial, reconocido en diversos escenarios nacionales e internacionales. Ella afirma: “El piano ha sido mi gran amor. Es como un matrimonio en el que se van compartiendo las cosas; claro, hemos llegado a crisis, a momentos duros y han sido muchísimos” (El Colombiano, Arte y Cultura, 1995: IV). Por eso, Teresita reitera que al interpretarlo para ella “es preciso entrar en contacto con uno mismo. Tenemos que tratar de armonizarnos” (El Colombiano, 1993: 3B).

Peregrinaje interior, peregrinaje a lo más hondo de su ser, de su sensibilidad: “Todas mis mejores sensaciones y realizaciones se las debo a la música. En esa fugacidad donde me encuentro. En ese abismo donde permanezco. Ese vacío al que me adhiero, es a esa divinidad a la que soy cómplice” (El Colombiano, 1996: s.p).

“Yo no soy pianista. He utilizado el piano para acercarme a los demás… Mis compositores…”

En este momento de su vida, Teresita Gómez nos expresa:

He utilizado el piano para acercarme a los demás, para comulgar con los demás. No me considero una pianista hecha… Incluso podría decir que me siento todavía en un kínder. Pero es la transmisión lo que me mueve como una necesidad sentida. A través de los grandes músicos me he podido conectar con ellos (y no con todos), para decir algo o para “tocar” a la gente. Hace algunos años expresaba: para que la gente me quiera. Para salvar barreras, para entrar en otra clase de idioma, de conexión, en la que no hay diferencias ni raciales, ni sociales, ni espirituales. Eso todo me lo ha dado la música. Me ha creado la necesidad de saber quién soy1.

Esta sinceridad en una artista reconocida nacional e internacionalmente, al mismo tiempo le plantea el reto de asumir la interpretación como algo que emerge de su ser profundo, como un canto interior. Así verdaderamente re-crea la obra de los grandes maestros universales y la de nuestros músicos colombianos.

Esa manera suya de interpretar nos lleva a ahondar un poco en la forma como enfrenta a “sus músicos”, a sus autores preferidos:

No tengo comunicación con todos, pero si de mis músicos se trata, siempre he tenido una conexión con Juan Sebastián Bach. Es quizás la parte mía religiosa. Un músico sin Bach es como un músico sin alma. Bach es el pulso del universo. El músico más amplio. Esto explica quizá ese trabajo maravilloso que hicieron entre los franceses y africanos como homenaje al doctor Schweitzer y que se llama Lambarena - Bach to Africa, que conecta también los sonidos de ese continente, con la música del cantor de Santo Tomás en Leipzig.

Bach da para que uno, con todo respeto, lo toque como uno lo sienta, dentro de su propio estilo. No le he preguntado a nadie cómo es mi Bach, ni nadie me ha dicho, pero a mí me encanta tocarlo. A lo mejor los especialistas dirán: no, es mejor esta otra interpretación. Pero esa ha sido la mía.

Bach siempre me ha inspirado en momentos muy difíciles. Por ejemplo, cuando tuve un grave problema del túnel metacarpiano, y debí ser operada [lo que puso en gran riesgo su carrera y le causó una profunda angustia], hice la terapia de mi operación con Bach. Comencé mi recuperación de las manos, con el Pequeño Libro de Ana Magdalena Bach, y volví a empezar. Mis manos quedaron bien.

Este músico me ha acompañado en otras épocas muy duras de mi vida y antes de encontrar la práctica del Zen [épocas en las que quizá lo más difícil fue enfrentar la trágica muerte de su querido y talentoso hijo Vladimir], escuchaba, por ejemplo, La Pasión según San Juan y se me quitaba la depresión. No habían pasado cinco minutos de estar oyéndola y en mí nacía una gran alegría. Pudiera ser que el motivo de mi dolor siguiera, pudiere ser que mi hijo continuara mal, pero sentía en lo profundo también una alegría y tranquilidad que permitía sacarme de mi depresión.

En toda la música hay que mirar a Bach. Pienso que se puede sentir tanta pasión por Bach como por el tango, que me gusta mucho –recibo clases de tango con el maestro José Fernando González–. Bach, como el tango, tiene ritmo insistente. Lo asocio con la tensión que produce el rubato en el tango (…) Es curioso que cuando Cioran empezó a conocer los tangos dejó de oír a Bach (…)

Para mí significa la verdadera religiosidad del hombre. Por eso decía que cada nota que él había hecho la había hecho en el nombre de Jesús, de Dios. Quizá el nombre no importa, lo que importa es su sentido religioso.

Pero además del músico de Leipzig, son también sus músicos otros autores de quienes nos dice:

Son mis amigos. A los que me ha tocado “bregar”2, en términos paisas3, para llegar a ellos. A veces son “fregaditos”, son horribles y le juegan a uno una mala jugada. Tengo uno que es como mi gran amor: Chopin, pero es un amor “llagoso” porque también es dolor. Me remueve lo que es la soledad, la incomprensión. Pero me llega de tal manera que de pronto siento cuando lo interpreto que me sopla cómo debe ser su música. En ocasiones también le pido: ven, decime (sic) cómo es que voy a hacer este pasaje.

Chopin, de verdad, es un músico que le pertenece. De niña se le oyó tocar con maestría el Scherzo No. 2, opus 31 en sibm. Desde entonces, siempre que la escuchamos interpretar al gran músico polaco, nos decimos: debió escribir para ella. Sobre este tema, la artista nos relata conmovedoras anécdotas:

Mi primer recital en Europa fue en París. Como parte del programa, interpreté las cuatro Baladas de Chopin. Pensando que esta ciudad fue uno de sus más significativos lugares de residencia y donde está sepultado, me fui para el cementerio Pere-Lachaise en busca de su tumba. Con gran emoción encontré unas mujeres que, tal vez como yo, iban a pedirle algo, pues vi que habían puesto unas veladoras. Eso me enterneció, me puse a llorar… Era otoño. Yo me paré de ahí congelada y le dije: bueno, te voy a pedir ayuda porque esto está muy duro para mí. Voy a tocar las cuatro Baladas, aquí donde tú viviste. Entonces me vas a tener que acompañar. Siempre he creído que él me acompaña, y no soy espiritista. Yo sí creo que la energía de algunos seres permanece muy latente en el universo para que no los dejemos morir. Para mí que eso es cierto por la manera como lo pude tocar en París y luego en Varsovia, en el Museo Chopin. Allí decidí interpretar sólo a este compositor y a los músicos colombianos.

Saltan a nuestra memoria momentos especiales de su vida artística. En 1964 se organizó en Fabricato un festival de arte al cual fue invitada. Ella recuerda como “tal vez fue uno de los conciertos en los cuales más interés puse pues sentía la responsabilidad de que le llegara a los obreros de la empresa para estimular en ellos el gusto por la música”. En otra ocasión se realizaba en Medellín Bazarte4, un festival que marcó época en los años ochenta y que se ha retomado en la actualidad. Teresita siempre ha sido una mujer de una generosidad extraordinaria, y para apoyar a las instituciones que promovían el certamen con el fin de darle un regalo artístico a la ciudad, ofreció un recital en la sala del Museo de Arte Moderno. Nos encontrábamos en verdadera comunión con Chopin cuando interpretaba uno de sus Nocturnos. En ese momento se fue la luz, se encendieron entonces unas velas, mientras mágicamente la artista continuaba ejecutando la obra. Esto produjo en el auditorio una sensación estética verdaderamente conmovedora.

Hay otros recuerdos de intensa emoción en sus interpretaciones. En el año de 1964 iba a ofrecer un concierto como solista, en este caso con la Sinfónica de Colombia, que venía a Medellín y tocó el Concierto No. 1 de Liszt con tal vigor y expresión, que el público se emocionó enormemente y le ofreció tal vez uno de los más grandes aplausos a esta artista en su ciudad.

“Uno debe tener el repertorio que le sale del corazón”, comentaba hace unos años en un reportaje para el periódico El Colombiano. Nos confiesa que una de las cosas en que ha sido inteligente es en que:

Sé con qué repertorio puedo (…) Nunca he querido, por ejemplo, tocar a Bartok y a Schönberg, porque están fuera de mi contexto. No es que no me gusten. No están dentro de mis posibilidades y se debe ser realista y sincera. De la misma forma como no han estado dentro de mis posibilidades ciertas piezas virtuosas de Liszt (…) ¡pero es tan inmensa la literatura pianística! (…)

Es imposible con esta artista dejar de mencionar a Beethoven. En el año 2005, el Gobierno Nacional le concedió la Cruz de Boyacá en el grado de Comendador. En el Teatro Colón de Bogotá, interpretó el Concierto No. 4 de Beethoven que ya había tocado en otra ocasión y de manera exquisita en el mismo lugar: “Para mí la Cruz de Boyacá que tanto me emocionó, me representó también ‘otra cruz’: interpretar el 4º concierto de Beethoven y dirigir unas palabras”. Según lo señaló el crítico Emilio Sanmiguel al referirse a las dos interpretaciones –la primera después de una injusta, y para ella y todos sus amigos, dolorosísima detención en los calabozos del ejército–5:

Afortunadamente, también pasan por entre sus dedos largos y fuertes las cuentas de los gloriosos. Como la noche en el Teatro Colón, cuando ya libre de los calabozos del Ejército vistió una manta de Amaral para hacer el Concierto N. 4 de Beethoven con la Sinfónica de Colombia: tocó gloriosamente y el público deliró.

No fue casualidad, el 4 es el más libre y el más profundo de los cinco de Beethoven. Lo abre el piano, sin el acompañamiento de la orquesta, con una frase que es honda y reflexiva. El segundo movimiento tiene la profundidad de un abismo infinito y el tercero es un libro abierto que se puede leer alegre o violento, depende del estado del alma del artista.

Teresa lo escogió de nuevo el pasado jueves para interpretarlo en la ceremonia solemne de imposición de la Cruz de Boyacá en el grado de Comendador. Una vez más, el escenario del Colón, donde ha recibido las más cálidas y sinceras ovaciones de su extraordinaria carrera y en el mismo camerino donde, sin saberlo, se despidió de su hijo6 (Sanmiguel, 2005: s.p).

Aunque Beethoven le fascina, dice: “Beethoven es la neura pura. Uno no puede tocar a Beethoven como a Bach, ni a Mozart como a Beethoven”. Esto muestra cómo se compenetra con el alma de “sus músicos”, puesto que Teresita de una manera extraordinaria logra introducirse en su espíritu para recrear la obra de estos artistas de una forma exquisitamente personal.

Acerca de Mozart nos comenta:

A él llegué tardíamente. Ahora me encanta de verdad. Quizá era que no me dejaban tocar a Mozart. No confiaban que los negros pudiéramos interpretarlo. Entonces me desanimé, pero de pronto lo descubrí en la versión que realicé de un concierto muy bello y muy popular: el 21, al que llaman “Elvira Madigan” (por una famosa película donde lo interpretan). Estaba en Bogotá y llegó un director especialista en Mozart: el argentino Víctor Tebas. Por esos días se encontraba en la capital mi amigo el pianista cubano Frank Fernández y le dije: oíme, (sic) este concierto… que iba a ejecutar para una audición de selección de solistas con el maestro Tebas. Frank me dijo: te está saliendo muy bien. Al presentar la prueba pensé que no iba a pasarla, que me iban a decir no, eso no es para usted, eso no es Mozart. Pero ese señor me abrazó y exclamó: ¡qué Mozart tan bello! Creo que es uno de los piropos más grandes que me han hecho, ya que ese hombre me infundió confianza. Desde entonces adoro interpretar a Mozart.

Sigue Teresita repasando “sus músicos” y con gracejo añade:

Uno que me chocaba terriblemente es el de la peluca complicada, Haydn. Pero descubrí que es una maravilla. Es el padre de todos los clásicos. No creo que hubiera podido existir un Beethoven o un Mozart sin ese pionero y compañero que fue él. Entonces estoy estudiando a Haydn como una alumna de preparatoria. De ahí no quiero pasarme para ninguna otra parte. A todos mis discípulos les propongo interpretarlo.

Con la artista se está siempre ante la tentación de ahondar en “sus músicos”, tratando de buscar la clave de su re-creación de esos autores, tema inagotable en una pianista que lleva más de sesenta años de vida musical. Hace dos años estuvo en Medellín la Sinfónica Nacional. Bajo la batuta de Alejandro Posada la pianista antioqueña interpretó con virtuosismo, y con todo el sabor de la obra, el concierto en Fa de Gershwin:

¡Se me salió el cabaret! [nos comentaba]. Necesitaba interpretar este concierto desde lo popular, que tanto me es afín. En el mes de febrero lo haré con la Orquesta Sinfónica de Eafit que dirige la maestra Cecilia Espinosa. Ya le he expresado mi necesidad de sentirlo desde lo popular. Se lo voy a dedicar a todos los negros de Nueva Orleans, como un homenaje por su dolorosa tragedia. Para interpretarlo me salgo de mis otros autores Bach, Beethoven, Mozart, Chopin y me meto en el alma popular para crear una atmósfera. Pienso hasta en el vestido que me voy a poner…7.

Porque también fue actriz de teatro. Se desempeñó como artista, por ejemplo, con Enrique Buenaventura en La orgía y actuó en La cantante calva de Ionesco. Es encantador verla en el escenario y percibir esa maravillosa mise en scène que hace en sus presentaciones. Quizá en ello radique, además de sus interpretaciones, sus admiradas posibilidades expresivas. Afirma que el espectáculo debe también ser visual: “No podría, por ejemplo, tocar a Mozart de rojo. Yo hago mi ritual, los negros somos de muchos rituales, podría decirse que somos ritualeros”.

Otros creadores han seducido también a la pianista. Al conversar con ella surgen diferentes nombres estrechamente cercanos a sus afectos: Brahms, el grande, que tiene “alma de gitano y al mismo tiempo donde confluyen la intensidad, la complejidad y la lírica” (y tararea una de sus Marchas húngaras).

Teresita tuvo la oportunidad de estar en Costa Rica con una nieta de Rachmaninov. En esa ocasión interpretó el Concierto No. 2 que ya había tocado en Medellín en 1983 con la Sinfónica de Antioquia bajo la dirección de Sergio Acevedo. Cuenta que la familiar del músico ruso le dijo que la pianista tenía corazón para la música de su tatarabuelo. No se puede olvidar tampoco a Schubert: “le tengo todo el respeto del mundo. Es como una porcelana”, nos cuenta a propósito de la versión que hizo en Hamburgo de los Impromtus, opus 90 de este compositor. Añade la pianista:

Amo a los españoles: creo que tengo el salero para ellos. Sobre todo a Albéniz y a Granados. Estoy estudiando ahora las Escenas Románticas de Granados – continúa la pianista–. Cuando estuve en España con los gitanos les pregunté: ¿hay gitanos negros? ¿Por qué no me adoptan? Me dijeron que sí. ¡Cómo sería una recocha con esos gitanos!

Al trasladarnos luego a países latinoamericanos nos confiesa: “Villalobos me encanta, lo he enseñado y lo he tocado”. Ginastera, Cervantes, Lecuona y Nazareth también son otros verdaderos amigos para ella.

“Mi corazón para la música colombiana es andino”

Teresita Gómez se educó en Medellín y Bogotá, ha vivido asimismo en Manizales y Popayán donde se desempeñó como profesora. Reconoce que para sus interpretaciones de música colombiana se identifica con los aires andinos: pasillos, bambucos, torbellinos. No se sentiría a gusto tocando un mapalé, aunque lleva muy adentro todos sus ancestros afrocolombianos y disfruta enormemente con la música de la costa.

Debe resaltarse que la primera pianista colombiana en seleccionar y ejecutar un repertorio amplio de música del país fue Teresita. Antes de viajar a Berlín, en 1984 como agregada cultural de la Embajada en Alemania Oriental, por nombramiento que le hizo el presidente Belisario Betancur, y donde se desempeñó como verdadera embajadora musical en diversos escenarios europeos, ya había grabado su primer disco de música de compositores colombianos. Con ocasión de su viaje presentó un inolvidable recital que escuchamos en el Palacio de Nariño, allí con una fuerza interior maravillosa volcó todo su arraigo a esta tierra.

Entre los músicos que ha escogido para sus presentaciones con repertorio colombiano vale la pena resaltar al maestro Luis A. Calvo de quien ella siente que la conecta con Chopin. Esto es evidente: tanto Chopin como Calvo cultivaron de manera exquisita la pieza breve, característica del romanticismo, que expresa todo un mundo interior y al mismo tiempo recrea aires populares. También ha ejecutado con maestría a Adolfo Mejía, el compositor cartagenero, y al maestro Uribe Holguín, figura clave de la música colombiana; a Gustavo Yepes, colega de trabajo en la Universidad de Antioquia; al maestro Carlos Vieco, a quien tanto oyó desde niña, como ya se ha señalado.

En el penúltimo disco de cinco grabaciones que ha realizado en su vida artística, y que lleva como título Íntimo, hace una selección de obras del santandereano Oriol Rangel, uno de los grandes intérpretes y compositores colombianos, así como de otros nacionales. En esta grabación tiene además el acierto de haber invitado a acompañarla a otros instrumentistas. El flautista, maestro Jaime Moreno; al intérprete de la bandola, Fernando León, quien también fue arreglista de varias obras. Además, al joven Jorge Arbeláez, compositor y director de Batuta en Bogotá; al bandolista Jairo Rincón y al grupo Café Es 3 que dirige el maestro Arbeláez, quien fue también director musical del disco.

No pueden dejar de mencionarse sus versiones del maestro vallecaucano Antonio María Valencia de quien dice que es el más estructurado de los compositores colombianos.

Sus encuentros con otros instrumentistas y grupos

En la larga y rica trayectoria artística de la pianista antioqueña ha habido una serie de trabajos realizados no sólo con destacados colombianos, sino también con extranjeros: Teresita ha acompañado a reconocidos músicos en el panorama internacional: el violinista italiano Ruggiero Ricci, el chelista francés Paul Tortelier, el tenor italiano Carlo Bergonzi, el barítono catalán Juan Pons. Asimismo, al legendario flautista Jean Piere Rampal y al violista venezolano Aníbal Do Santos. Su trabajo ha merecido un especial reconocimiento en el campo de la música de cámara y se complementa con su participación exitosa en diversos grupos como el Trío Frank Preuss, el Quinteto Bogotá y el Conjunto Colombiano de Música Contemporánea. Su gran amor por la ópera, que venía desde sus años infantiles en el Instituto de Bellas Artes por influencia del maestro Pietro Mascheroni, lo pudo vivir en sus experiencias como pianista correpetidora de los festivales de ópera de Medellín y con la Compañía de Ópera de Colombia.

Teresita tiene un dúo permanente con el tenor pereirano Díver Higuita con el cual ha dado conciertos en varias ciudades colombianas y europeas (en el Palacio del Prado de Madrid y en el Liceu de Barcelona, entre otros prestigiosos lugares). Con este artista ha realizado bellos montajes de lieder colombianos de Antonio María Valencia, Jaime León y Gustavo Yepes.

Participó en varios festivales y con diversos grupos, a saber, el de Música de Bogotá y la Orquesta Jeleniej Górze en Polonia. Fue además organizadora del estreno del Segundo concierto para piano y orquesta que el compositor italiano Carlo Jachino le dedicó a Colombia.

Una inolvidable actuación la tuvo el año pasado. Con su colega de la Universidad de Antioquia, Arnaldo García, y en compañía de profesores y estudiantes, ejecutaron como pianistas principales un novedoso concierto para 22 pianos del compositor catalán Moisés Bertrán, escrito con ocasión del estreno de los instrumentos que habían llegado a la Facultad de Artes de la Institución.

La maestra: “Quiero que mis alumnos vivan cosas como las que yo he vivido”

La pianista no sólo se ha desempeñando como ejecutante. Aunque no pensaba que su vocación fuera la docencia, llegó a ella y en sus últimos años cuando regresó a instalarse definitivamente en Medellín, vio una oportunidad de transmitir sus intensas vivencias en el ejercicio pedagógico con sus alumnos. Estaba designada en la Universidad de Antioquia para ser pianista correpetidora y de música de cámara, en lo cual tenía suficiente experiencia, pero por su trayectoria y carisma se presentó la posibilidad de tener varios alumnos que en estos últimos años le han dado grandes satisfacciones al haberlos graduado.

Es una relación muy especial con ellos. Les quiero mostrar mi mundo, lo que ha pasado conmigo y que a ellos también les puede suceder, pero para ello tendrían que construirlo. Es una bella relación como si fueran miembros de mi familia. Me inventé una manera especial de manejar mis clases recreando historias, imaginando colores, con un método muy mío y con el cual entro en acuerdo con mi discípulo.

Ha tenido entre ellos uno que en la actualidad se encuentra en Barcelona completando su formación musical, Lezlye Berrío, quien aunque muy joven, ya ha disfrutado la oportunidad de trabajar con la gran pianista española Alicia de La Rocha; también fue invitado a Santiago de Compostela para realizar conciertos de música española con Antonio Iglesias, una figura descollante en el país. Obtuvo asimismo premios en diversos concursos.

Mis alumnos en este momento son verdaderamente activos en el ambiente musical de Medellín. Como maestra he tratado al menos de despertar mística y amor al piano. Aunque les queden lagunas propias del pregrado, considero que tienen los suficientes elementos para superarlas.

Una enamorada de literatos, artistas plásticos, teatreros y cantantes

Al conversar con Teresita para tratar de transmitir algo de su inmenso espíritu, hemos encontrado en su casa un muro donde la iconografía de García Lorca da cuenta de uno de sus grandes amores literarios. El poeta del Romancero Español verdaderamente la embrujó. Cuando estuvo en España saboreó sus lugares, Fuentevaqueros, Granada. Su alma profunda enraizada en lo popular se conmueve con el poeta andaluz. Éste, a más de escritor, había sido pianista. Por eso experimentó una emoción indescriptible al sentarse en su piano en Fuentevaqueros.

Ama enormemente a Romain Rolland: “Todos los músicos deberían leerlo, especialmente su obra Juan Cristóbal”. Otras escritoras francesas la apasionan: Simone de Beauvoir, “soy fanática del Segundo sexo” y Marguerite Yourcenar. A escritores como Oscar Wilde y Dostoievski les ha dedicado mucho tiempo y a “mi amigo Kafka que casi me mata. También me he acercado con entusiasmo a Pär Lagerkvitz y Henry Miller”.

Repasa luego a sus escritores colombianos: García Márquez, sin lugar a dudas; el maravilloso Mutis (“es bello y me escribió una carta divina”); William Ospina, Laura Restrepo. “Fui compañera de Fernando Vallejo en Bellas Artes y me gustan sobre todo sus primeros libros, es verdaderamente un escritor”. De los latinoamericanos no colombianos: Borges, Juan Rulfo, Carlos Fuentes, Octavio Paz, Ernesto Sábato.

Pero, una pianista con la sensibilidad de Teresita hace hermosas referencias no sólo a la literatura. Sobre sus pintores expresa:

Los impresionistas: los amo, y de los españoles Velásquez y Goya. Indudablemente otro de mis amores es Van- Gogh… ¡Cómo me sirven los colores en mis interpretaciones! algunas veces les digo a los alumnos: toquen en azul clarito… no puede ser fuerte el brazo… Tiene que ser muy etéreo… Colores que deben ser dados según las tonalidades y las épocas. El azul es como para Mozart. Sí, Mozart no tiene ni una nube.

En esa sinestesia palabra-sonido-color, radica buena parte de su inspiración.

Pero no sólo se ha compenetrado con esos artistas de la plástica y la literatura. Otra de sus figuras entrañables es Edith Piaf. París y Piaf para ella son una misma cosa. Por eso cuando llegó a la capital francesa sintió una especie de júbilo y dolor desbordado y fue en búsqueda también de sus huellas, pues ella se ha sentido un poco su alma gemela.

Sus anhelos

Las Variaciones Goldberg, subtituladas “Aria con 30 variaciones para clave de dos teclados manuales” es una obra considerada como uno de los grandes monumentos de la creación musical. En ella encontramos una verdadera riqueza de invención donde la ciencia más compleja del contrapunto se inspira en una bella y fácil melodía que da a la obra un profundo sentido humano. Para muchos pianistas interpretarlas es alcanzar la cima. Teresita sostiene que las debería haber estudiado desde pequeña, aspira a tocarlas, no para grabarlas, sino para realizar un profundo anhelo personal: “Espero tocarlas para mí y para mis amigos en la sala de mi casa”.

“Los Nocturnos de Chopin son otro de mis grandes anhelos pues muestran el alma y la esencia más pura de ese compositor que amo”. La forma musical “nocturno”, caracterizada por su lirismo eminentemente romántico que había creado el irlandés John Field, la llevó Chopin en los suyos, a su más elevada expresión. En total son 22 y es allí donde se muestra toda la esencia del alma del compositor polaco. En unos, domina la melancolía del día que muere, en otros, aparece siempre un elemento nuevo, lo diabólico. Un tercer grupo es de ambiente religioso y el último canta las noches de amor.

Algún día, éstos sí, espera grabarlos en una versión que sin lugar a dudas tendrá un toque personalísimo y así saldará una deuda artística con un músico entrañable y, sobre todo, con ella misma.

Coda

Su casa, sus dos pianos, sus libros, sus pinturas y esculturas, y en medio, la artista, la sin igual Teresita, a quien desde aquellos años cincuenta oímos por primera vez. Una pianista que incorpora a un profundo conocimiento de los autores que interpreta, una especial recreación de las hermosas obras que le llegan al alma y que desde el alma nos entrega. Afirma así un concepto del arte como valor supremo de la existencia humana, que logra comunicar con un carácter finamente personal; desde allí logra que el oyente entre en contacto íntimo con su interpretación, es decir, es ella una artista que en la interpretación y comunicación, intensifica el efecto de la obra musical.

Hasta ahora han corrido alegrías, dolores fuertes, aplausos, a veces sinsabores, pero esta maravillosa amiga de sus amigos, ha logrado un singular virtuosismo, el que sólo alcanza una artista de su alma y sensibilidad: que su canto interior se vuelque sobre el teclado cuando está con su gente, con su público aquí o en el exterior, y conmueva, como sólo logra conmover el que re-crea hondo muy hondo, dentro muy adentro, para conseguir esa compenetración con sus músicos y hacernos vibrar con sus notas que se acompasan con el ritmo y el tono único de su expresión privilegiada.


Citas

1 Las apreciaciones de Teresita Gómez fueron recogidas en varias conversaciones que las autoras tuvieron con ella para la elaboración de este artículo. La última charla se realizó el viernes 25 de enero del 2007.

2 En el habla popular del departamento de Antioquia, se entiende como trabajar con gran esfuerzo.

3 Así se les denomina a las personas de origen antioqueño.

4 Festival de arte que realizaban en esa época la Universidad Nacional, sede Medellín; la Biblioteca Pública Piloto; el Museo de Arte Moderno; la Cinemateca el Subterráneo, y Suramericana de Seguros. En el 2006 se reinició.

5 Con la aplicación del Estatuto de Seguridad en el gobierno del presidente Julio César Turbay Ayala, la artista fue detenida arbitrariamente. Este hecho produjo fuertes protestas en las ciudades de Medellín y Bogotá y en la prensa y los medios académicos.

6 El autor del comentario se refiere a que fue en el Teatro Colón la última vez que vio la artista a su hijo, quien falleció trágicamente el 10 de octubre de 1999.

7 Efectivamente, lo interpretó con tal vigor y emoción que el público le brindó una aclamación llena de afecto y admiración. Esto la obligó a ella y a la orquesta a repetir el último movimiento.


Bibliografía

  1. ARTE Y CULTURA, jueves 22 de junio de 1995, p. IV.
  2. EL COLOMBIANO, Medellín, viernes 2 de julio de 1993, p. 3B.
  3. ________, Medellín, diciembre 12 de 1996, (sin más datos).
  4. ________, Medellín, mayo 9 del 2004, p. 3C.
  5. ________, Medellín, domingo 3 de 1999, p. 3D.
  6. ________, Medellín, sábado 5 de marzo del 2005
  7. ________, Medellín, domingo 16 de mayo del 2004, p. 2E.
  8. ________, Medellín, noviembre 27 de 2003, p. 2A.
  9. ________, Medellín, miércoles 4 de agosto de 1993, p. 8D.
  10. EL PEQUEÑO Periódico, año 21, No. 65, marzo de 2004, p. 4.
  11. EL TIEMPO, Bogotá, febrero 9 de 1977.
  12. ________, Bogotá, marzo 10 de 1991, p. 2D.
  13. EL ESPECTADOR, Revista del Jueves, Bogotá, No. 308, marzo 3 de 1983, p.4.
  14. SANMIGUEL, Emilio, en: El Tiempo, noviembre 26 de 2005.
  15. Recursos electrónicos

  16. <http://es.wikipedia.org/wiki/Teresita>, consultado el 21 de diciembre de 2006.
  17. <http://www.ciudadviva.gov.co/mayo06/pdf/magazine.pdf>, consultado el 21 de diciembre de 2006.
  18. <http://www.asociacion-sinfonica.org/p/conciertos/2004/03-26.html>, consultado el 21 de diciembre de 2006.
  19. <www.udea.edu.co/doc/r0918-2001.html>, consultado el 21 de diciembre de 2006.
  20. <http://sinic.mincultura.gov.co/culturactiva/not.asp?NOT_ID=369>, consultado el 21 de diciembre de 2006. <http://vivirenelpoblado.com/index.php?option=com_content&task=view&id=1586& Itemid=152>, consultado el 21 de diciembre de 2006.
  21. <http://www.cnca.gob.mx/cnca/nuevo/diarias/041199/colombia.html>, consultado el 21 de diciembre de 2006.
  22. <http://www.ciudadblanca.com/bsn/cronica/formato.php?id_cronica=59>, consultado el 21 de diciembre de 2006.
  23. <http://www.udea.edu.co/doc/d008897.html>, consultado el 21 de diciembre de 2006.

Contáctenos

Revista Nómadas

Dirección de Investigación y Transferencia de Conocimiento

Carrera 5 No. 21-38

Bogotá, Colombia

Correo electrónico: nomadas@ucentral.edu.co