Spanish English Portuguese
  Versión PDF

 

Los mapas diurnos y nocturnos de Jesús Martín-Barbero

The diurnal and nocturnal maps of Jesús Martín-Barbero

Os mapas diurnos e noturnos de Jesús Martín-Barbero

María Cristina Laverde Toscano*
Fernando Aranguren Díaz**


* Socióloga. Directora del Departamento de Investigaciones de la Universidad Central y de su revista NÓMADAS.

** Filósofo y docente universitario en el campo de las Ciencias Sociales y la Comunicación. Actualmente vinculado a la Universidad Central en la Coordinación Académica de la Facultad de Comunicación Social-Periodismo.


Al cumplirse 10 años de la primera edición del libro De los medios a las mediaciones, Nómadas quiere otorgarle un reconocimiento a su autor Jesús Martín-Barbero. Investigador pionero de las ciencias de la Comunicación en Colombia quien, enfrentándose abiertamente a la tradición tanto positivista como marxista ortodoxa, puso en duda la certeza de las convicciones establecidas, para asumir de lleno la opción de innovar en el pensamiento.

Estrategia propia del investigador genuino que dejándose afectar por lo real da cabida a sus intuiciones, otorgándoles la solidez necesaria para trastocar el orden de las premisas teóricas, adviniendo al lugar donde arte y pensamiento encuentran su convergencia. De ahí que su propuesta transgresora de desplazar el problema de la comunicación en tanto proceso de dominación, a la dominación como un proceso de comunicación, transforma en América Latina la perspectiva teórica y práctica de la noción de comunicación, produciendo un movimiento novedoso que repercute y trasciende las fronteras de la comunicación y la academia.

Aunque múltiples circunstancias arman el camino de su producción, todas tienen en común el hecho de que Jesús se transforma por el afecto que le produce la experiencia del vivir. Por ello, la narración que de su vida y de su obra presenta esta entrevista se acompasa de los matices que su infancia española, su opción política por Colombia, su pasión por la enseñanza, la lealtad con sus amigos y su amor incondicional por los suyos, han marcado cada una de las transformaciones y de las crisis de su actividad creadora. Es quizás este modo de asumir la vida lo que hace de él un ser singular, singularidad a la que Nómadas rinde homenaje a través de su propia voz.

M.C.L/F.A: Jesús, iniciamos esta conversación remontándonos a un momento que definitivamente significó cambios rotundos en el transcurrir de tu vida. Tu viaje inicial a Colombia fue a comienzos de los sesentas. ¿Cuáles fueron las motivaciones de este primer gran desplazamiento? Sabemos que por aquellos años tus intereses rondaban el doctorado en filosofía. ¿Qué sucedió entonces?

J.M.B.: Mi venida a Colombia tuvo varias motivaciones pero creo que la más importante fue la necesidad de salir de España cuyo régimen y sus censuras múltiples nos asfixiaban. En ese momento ciertamente estaba en proceso de conseguir una beca para cursar el doctorado en filosofía en París cuando un amigo que trabajaba en el Instituto de Cultura Hispánica, en la sección de intercambio de universidades, me propuso a mí y a otra gente la posibilidad de viajar a Colombia. Era la oportunidad de, en la experiencia de un trabajo, darme un tiempo de reflexión para luego regresar a mis estudios. Era una venida arriesgada, aventurera, que generó ciertos conflictos familiares pero motivada, además, por una enorme inquietud intelectual: la necesidad de acercamiento a esta magia que después sería lo macondiano. Así que tomé la decisión. Veía entonces mi viaje como algo transitorio que me permitiría el contacto con un mundo del cual sabía muy poco; eran conocimientos escasos logrados tan sólo a través del cine, de la literatura y de la música.

M.C.L./F.A.: Llegaste a Bogotá el 15 de octubre de 1963. ¿Cuál fue tu primera impresión? En algo se parecía esta ciudad y sus gentes a las imágenes forjadas a través de Neruda, de Borges, de Paz y quizás ya, de García Márquez?

J.M.B.: Para comenzar a responder voy a contarles una curiosa anécdota. En mi primer amanecer bogotano, todavía descompensado por ese mi primer viaje en avión, mal dormido y un tanto desubicado, bajo al restaurante del hotel y la chica que atiende me pregunta ¡.si me provoca un perico. para desayunar!. Esto se me grabó de por vida. Imagínense: provocar en castellano de España significa dar náusea o incitar a luchar y perico era un loro. ¡Ese fue mi recibimiento!. De otra parte, a pesar de que España apenas despegaba en su apertura al mundo, a su modernización ideológica, a pesar de yo haber vivido la postguerra, dos imágenes visuales impactaron mis primeros acercamientos a la ciudad: una, la mitad de la población usaba ruanas de tonos pardos y la otra mitad vestía de oscuro; los hombres, aún los jóvenes, llevaban trajes negros, con chaleco y acompañados por largos paraguas. Era un Bogotá, gris, lúgubre, en donde a las cuatro de cada tarde llovía acongojando el alma. Fue un choque muy fuerte porque yo venía de Castilla donde difícilmente un día termina sin que brille el sol. Dos, un fin de semana me invitaron unos amigos a su finca sabanera y me encuentro con una bella casa, dueña de estilo, de comodidades y de una acogedora chimenea; de pronto descubro que al lado de esta vivienda confortable existe una pequeña choza donde viven los criados. Eso ni en la España franquista existía. Yo no lo conocía: no era sólo el hambre, los andrajos o el frío de dormir en la calle; era la separación y la distancia de las viviendas; era la miseria como exclusión. Créanme que ante realidades como ésta viví depresiones muy hondas. Ganas de salir corriendo para salvar mi salud mental.

M.C.L./F.A.: Venías con tu formación filosófica, a más del proyecto de doctorado en el mismo campo. En alguna oportunidad señalabas que enfrentarte a la crudeza de la realidad colombiana, vivir un espacio de reflexión política profunda con los jóvenes con quienes durante varios años trabajaste en el centro Emmanuel Mounier de Bogotá, fue lo que te condujo, y no un caminar teórico, a la necesidad de acercarte a las ciencias sociales. ¿Cómo fue ese proceso?

J.M.B.: Yo vengo formado en una filosofía a la española de ese tiempo, llena no sólo de muchos vacíos de filosofía moderna, contemporánea, sino que era un tanto autista. Entonces lo que descubro en Colombia es la necesidad de conocer la historia, tanto de América Latina como de España. Es paradójico pero la historia de mi país la conocí en Amé- rica. Empiezo a darme cuenta de que debo, no salir, pero sí empalmar mi reflexión filosófica con las ciencias sociales que se convierten entonces en exigencia de la experiencia cotidiana, de la experiencia de vida. En verdad, no fue que la filosofía me llevara a las ciencias sociales, no fue una relación teórica; fue la realidad la que me puso a leer sociología y los comienzos de la teoría de la dependencia, a leer historia y antropología; ésta me marcaría muy fuerte en tanto me permitía “agarrar. la realidad. La sociología estaba poco desarrollada y muy ligada a ciertas tendencias positivistas o al marxismo “

M.C.L./F.A.: Si intentáramos un balance de la primera estadía en Colombia, ¿qué te dejó esta experiencia?

J.M.B.: Por un lado, me saca de una formación cristiana entre dogmática y romántica. Me saca de un desconocimiento radical de las ciencias sociales; de una imagen idealizada de América Latina. Realmente me hago hombre aquí porque, aunque tuviera 26 años, llegué intelectualmente adolescente. Colombia me hace madurar muy rápido: moverte en el mundo universitario, en el pensamiento de izquierda, acompañar el momento en que Camilo Torres lanza el Frente Unido y en el que es asesinado “ son situaciones que de uno y otro modo hacen crecer. Además, me descubren nítidamente mi imposibilidad de ser militante. Es un rechazo visceral a la militancia de cualquier orden, a esas visiones unificantes que pareciendo abrirse al mundo empequeñecen la vida cotidiana. Para alguien nacido en la España franquista, que había soportado el clima sofocante de la iglesia católica, era muy difícil volver a cualquier iglesia y en verdad los partidos aquí, de izquierda o derecha, eran iglesias tan dogmáticas como la que había dejado atrás…

M.C.L./F.A.: Y decides entonces regresar a Europa para realizar tu doctorado. ¿Cuando te marchas a fines de 1968 lo haces con la intención de volver a Colombia o a otro país latinoamericano?

J.M.B.: No. Creo que no. Embarco mis libros y mis discos y me llevo unas pocas preguntas que serán definitivas en mis estudios y en mi vida: ¿Cómo la opresión se hace aceptable? ¿Cómo lo insoportable se hace vivible? ¿Cómo es posible sonreir entre esta miseria rotunda y excluyente? De ahí que atravesara una crisis muy gruesa cuando llegué a Europa. Me fui pensando en estudiar sociología “ Pero a los pocos meses me di cuenta que los interrogantes que llevaba a cuestas no cabían en esta disciplina; mis preguntas reclamaban un espacio mucho más hondo, más ancho “

M.C.L./F.A.: Pero entonces, llegas a Lovaina, te enfrentas a la crisis y a muchas reflexiones, ¿optas finalmente por la sociología o por la filosofía?

J.M.B.: Mi trabajo con jóvenes universitarios en Bogotá me posibilitó el contacto con una organización de latinoamericanos llamada SEUL -Servicio Europeo de Universitarios Latinoamericanos-. Vivo entonces en Bruselas y estudio en Lovaina, inicialmente me matriculo en sociología, pero ayudado en mi reflexión por un amigo brasileño, que era el secretario del SEUL, me decido a cambiar y logro que me acepten en filosofía. Así, desde el año 69 hasta el 73, paralelo a mis estudios doctorales, realizo un trabajo apasionante: dirijo una publicación de y para latinoamericanos a partir de revistas y periódicos que nos llegaban de los más diferentes lugares de América Latina. La publicación, producida en mimeógrafo, se distribuía entre los estudiantes latinoamericanos de toda Europa. Organizábamos además dos tipos de encuentros en distintas ciudades de Europa: unos que agrupaban a los latinoamericanos por sus países de origen y que venían por ejemplo a Barcelona desde los diversos países continente, y otros que reunían a los latinoamericanos de diversos países residentes en Italia, Alemania u otro país. Fue un trabajo intelectual y políticamente muy importante para mí.

Entre tanto continúo con el doctorado, sólo que al año y medio estaba cansado de Lovaina, una ciudad en la que no había sino estudiantes y profesores, y que sentía como una especie de convento. Jean Ladrière, mi director de tesis, me autoriza marchar a París y homologa los cursos de doctorado que me faltaban con cursos que tomo en París; viajo periódicamente a Bruselas y entre una y otra realizo el boletín escapándome un rato a Lovaina para discutir el avance de la tesis con Ladrière. Los encuentros por Europa continúan y en diciembre de 1972 concluyo mi tesis doctoral.

M.C.L./F.A.: ¿Cuál fue el tema de esta tesis? ¿Tuvo alguna relación con tu experiencia de Colombia y con el contacto intenso con los latinoamericanos universitarios en Europa?

J.M.B.: Sí, con ambos. El título fue La palabra y la acción. Por una dialéctica de la liberación, y constaba de tres partes: la primera plantea el proceso de la objetivación, esto es, el nivel de las estructuras, el paso por las formas en que se objetivan tanto el lenguaje como la acción; la segunda el análisis de la comunicación o el nivel de las situaciones: el lenguaje y la acción en cuanto modos de estar en el mundo y de mediación entre los hombres; y la tercera la auto-implicación o el nivel del sujeto, la palabra y la acción como espacio de la experiencia original del hombre como actor y como autor.

M.C.L./F.A.: Pero, aquí están los gérmenes de tus desarrollos posteriores…

J.M.B.: Claro, es mi primer acercamiento al campo y las teorías de comunicación, desde la semiótica con Greimas, con Roland Barthes, con Umberto Eco y con Eliseo Verón, que por esos años ya estaba en París. Pero lo que en verdad realicé fue un desafío radical a lo que eran las tesis de Doctorado en Filosofía en Lovaina que por lo general consistían en trabajar en torno al pensamiento de un autor o de un tema dentro de la obra de un filósofo. Yo intenté hacer de mi tesis un lugar de encuentro de la filosofía -Merleau-Ponty, Bachelard, Levinas, Ricoeur- y la semiótica con las ciencias sociales y la literatura latinoamericanas. De otra parte, me propuse -después de haber demostrado en mi tesis de maestría que sabía francés- en la universidad, donde estudiaban cerca de dos mil latinoamericanos y donde se aceptan tesis en inglés o en italiano, realizar mi tesis en español. De hecho fue una de las primeras tesis presentadas en este idioma. Finalmente, como en ella estaban presentes la filosofía, la sociología, la lingüística, me nombraron un jurado de 5 miembros. Con Jean Ladrière, que era una de las mentes más lúcidas que tenía Lovaina, había logrado una relación a la vez afectuosa y muy exigente; siendo un hombre muy abierto, progresista y solidario desde un comienzo me insistió en que no podía pretender hacer un trabajo que fuera tesis de doctorado en filosofía para Lovaina y a la vez un libro de debate sobre la situación latinoamericana. Me hizo romper cinco o seis veces el proyecto hasta que finalmente lo aprobó. Y a los pocos días de entregar el trabajo me llama Ladrière por teléfono a París y me informa que ya tenía formado el jurado, pero que éste opinaba que más que una tesis de filosofía mi trabajo era un “panfleto político”, y que por lo tanto debía ir a la defensa preparado a recibir una baja calificación. Con voz irónica me repitió: “Te lo había advertido, que o hacías lo uno o lo otro, así que ven dispuesto a defender tu osadía”.

M.C.L./F.A.: ¿Finalmente la aprobaron?, ¿qué debate dio el jurado a lo medular de tus planteamientos?

J.M.B.: Sí, la aprobaron, pero lo realmente importante fue el cómo. Yo había desanimado de acompañarme a Lovaina a mis amigos latinoamericanos de París puesto que la defensa iba a ser un acto meramente formal dada la posición que había asumido el jurado. Sin embargo, cuando llegué al salón de actos del Instituto de Filosofía en Lovaina se encontraba colmado de latinoamericanos. Comencé con una introducción algo demagógica pero que funcionó: “Hay tesis de doctorado que son el punto de llegada de 20 años de trabajo, pero también las hay que son el punto de partida para 20 años de trabajo, la mía es de éstas últimas””. Y no sé si fue el tono de mi presentación pero el hecho es que el jurado comenzó a cuestionar mi trabajo no desde el punto de vista filosófico sino sobre la imagen que mi tesis construía de América Latina, a su juicio populista y exagerada. La situación me favoreció por entero pues por cerca de dos horas debatí los prejuicios y desinformaciones del jurado. A lo que me ayudó Ladrière haciéndome preguntas sobre lo que en mi tesis tenía mayor peso filosófico. Al final, me dieron Gran Distinción y casi salgo en hombros de mis amigos latinoamericanos. Fue en medio de la celebración de ese día que decidí volver a Colombia.

M.C.L./F.A.: Y teniendo tantos amigos y vínculos latinoamericanos ¿por qué insistes en este país o, por qué no te quedas en Francia, por ejemplo?

J.M.B.: Porque aquí había echado raíces afectivas muy fuertes y la amistad ha sido muy importante en mi vida. Además en Colombia había crecido y me había hecho hombre. Tenía oferta de dos empleos en París: coordinar la Asociación de latinoamericanos en Francia y quedarme como profesor. Así que a varios compañeros franceses que me hicieron tu pregunta les respondía: en Colombia yo siento que lo que hago es importante; podía ser un sentimiento puramente subjetivo, pero lo sentía verdaderamente, en cambio si me quedaba en Francia sería un profesor más.

M.C.L./F.A.: A tu regreso en marzo de 1973, ingresas como profesor en la Facultad de Comunicación Social de la Universidad Jorge Tadeo Lozano, ¿cuál era tu propuesta académica de entonces?

J.M.B.: Me vinculo a esa Facultad de tiempo completo para crear un área de investigación y me embarco así en una experiencia preciosa: crear el área con un grupo de profesores nada convencionales con quienes leíamos y estudiábamos para llegar a una propuesta arriesgadamente original, que pronto empezó a transformar la carrera. Infortunadamente, por problemas internos de la universidad, al año siguiente se truncó el proceso y todo el grupo salió de la Facultad. Lo importante de esta experiencia es que me ubica en el ámbito académico de la comunicación, y lo percibo como el espacio estratégico desde el cual anclar mi trabajo en la realidad y las situaciones de este país, que era lo que buscaba hacer desde la filosofía. Es decir, no renuncio a la filosofía, porque en realidad la semiótica para mí era una hermenéutica y enlazaba con la fenomenología que venía trabajando en mi tesis doctoral. Encuentro que el campo de la comunicación me posibilita tanto coherencia teórica como el anclaje que buscaba con el país.

M.C.L./F.A.: Intentando una síntesis, difícil por lo vasto y complejo del proceso, ¿cómo fue el camino que te condujo a un Departamento de Ciencias de la Comunicación polémico, reconocido por los más y vituperado por algunos pero que, sin lugar a réplicas y como tu lo señalaras en tu despedida de la Universidad del Valle, logró identidad, alcanzó un rostro propio?

J.M.B.: La Universidad del Valle me presenta un documento que contenía el Plan de estudios preparado por la Ciespal, en Quito, y me pide que lo evalúe y presente su validación o alternativas. Lo que yo presenté fue una propuesta fuertemente alternativa pues explícitamente situaba el estudio de la comunicación en el espacio de las ciencias sociales. Esa propuesta se discutió durante dos días en un seminario en el que participaron los profesores de la Facultad de Humanidades y llegamos así a una serie de acuerdos para construir el plan de estudios. Se armó un equipo para elaborar el plan, y después de pasar por todas las instancias burocráticas, fue presentado al Consejo Directivo de la Universidad. Y ante la oposición que la propuesta recibió de algunos decanos, por primera vez en la Universidad se tuvo un cabildo abierto durante tres días en los que se escucharon las críticas y objeciones de profesores de todas las facultades. Finalmente se decidió que las objeciones o cambios se presentaran por escrito y así se llegó a su aprobación por el Consejo Directivo. Sin embargo, la polémica llegó hasta el ICFES pues un consultor externo a quien la Universidad solicitó un concepto, lo calificó de marxista-leninista! El propio director del ICFES me solicitó alguna asesoría, y después de un largo debate el Plan fue finalmente aprobado. Las posiciones en contra sin embargo no se acabaron: artículos de prensa descalificaban el plan, lo macartizaron, hicieron desinformación sistemática e incluso propusieron sacarme del plan y del país argumentando que, conforme a la Constitución del 86, un extranjero no podía dirigir ningún medio de comunicación y menos una escuela de formación de comunicadores. No obstante, logramos consolidarlo con un equipo que trabajó muy seriamente y entre cuya nómina de profesores estuvieron Estanislao Zuleta, Germán Colmenares, Guillermo Restrepo, Luis Ospina, y contamos además con la asesor ía de Andrés Caicedo y del fotógrafo Fernel Franco.

M.C.L./F.A.: Jesús, pero ¿por qué esa oposición tan beligerante? ¿Cuáles eran las objeciones fundamentales a este plan de estudios?

J.M.B.: Diría que el meollo de la oposición giraba en torno a nuestra propuesta de repensar tanto el oficio del periodista-comunicador como los procesos de comunicación e incomunicación que vivía el país, y esto en un momento en el que las facultades de periodismo tenían un marcado carácter pragmático. Nosotros proponíamos repensar el oficio, en primer lugar, desde los cambios tecnológicos que ya emergían en 1975, y sobre todo desde la nueva sensibilidad de una generación de alumnos que en Cali vivía ya más de la cultura audiovisual que de la cultura letrada. El reto inicial que nos planteamos entonces fue desplazar el eje de la información a la comunicación y, sin menospreciar la prensa, asumir el cine, la música, la radio, la televisión como espacios y medios de experimentación. En segundo lugar, repensamos el oficio a la luz del papel estratégico que los medios audiovisuales empezaban a jugar en los procesos políticos y culturales de modernización del país. Y en tercer lugar, abrimos espacio a las nuevas demandas de comunicación, especialmente a las que venían de los sectores populares.

Repensar los procesos de comunicación significaba ubicar el estudio de la comunicación no sólo en el ámbito de las tecnologías y de sus oficios o saberes, sino en el campo explícito de las ciencias sociales y de los estudios culturales. Pretendíamos trabajar activamente en la producción de una teoría de comunicación que tuviera como ejes los conflictos sociales que los medios escenifican, los desequilibrios en la libertad de expresión, la precariedad de nuestras sociedades civiles, y la falta de comunicación de nuestras instituciones políticas con el pueblo. Es, en síntesis, una propuesta que tenía de sobra para generar resistencias.

M.C.L./F.A.: Y después de ese arduo proceso ¿cuándo y cómo consideras tú que empieza a legitimarse el pregrado, que adquiere reconocimiento y una progresiva importancia?

J.M.B.: Cuando empezamos a entrar en diálogo con América Latina, que relativamente fue muy pronto. Habíamos creado el Departamento de Ciencias de la Comunicación en 1975 y ya en 1977 me invitan como ponente al primer Encuentro de Facultades de Comunicación Social, que tuvo lugar en México en la UAM Xochimilco. Pocos meses después se realiza en Lima el Encuentro del que nacería Felafacs (la Federación Latinoamericana de Facultades de Comunicación Social) y allí presenté nuestra concepción y propuesta de estudios. Esta participación empezó a dar legitimidad al proyecto del Departamento en la medida en que resultaba original y desafiante también en el ámbito de América Latina. Encontramos interlocutores en Lima, en Santiago, en Buenos Aires, en México, mientras en Colombia muy pocos, salvo en la Javeriana y entre algunos profesores de la Bolivariana. Las demás, no querían saber nada de la del Valle. De manera que en Colombia nuestros interlocutores no eran -ni son- las gentes del campo de la comunicación sino de otros campos de la filosofía y la sociología a la antropología.

M.C.L./F.A.: A tu juicio, ¿qué es lo más importante de este proceso tanto para el Departamento de Comunicación que con ese equipo ayudaste a forjar, como para Jesús Martín en particular?

J.M.B.: Para el Departamento el haber logrado una identidad clara, legitimada internacionalmente y consolidada estos últimos años con la apertura de una especialización en Producción audiovisual y una maestría en Comunicación y Diseño Cultural. Y todo ello sostenido en un clima de investigación de parte de la mayoría de los profesores y con publicaciones permanentes en el ámbito nacional y latinoamericano. Un proyecto en suma que condujo, sin equívocos, a una nueva propuesta de formación e investigación, que en artículos y libros hace ya parte de una comunidad académica internacional.

Desde el punto de vista personal creo que mi trabajo ha sido posible por la generosidad de la Universidad del Valle que me permitió experimentar un nuevo modo de acercamiento a los procesos de comunicación. Me respetó aún disintiendo en parte de lo que hacíamos, me apoyó en mis investigaciones, me facilitó el viajar un año a Europa para organizar la investigación de la que saldría De los medios a las mediaciones. Y de otro lado siento que lo que hice tuvo como clave un profundo y sostenido diálogo con investigadores de las más distintas latitudes de América Latina: Rosa María Alfaro, Héctor Schmucler, Javier Protzel, María Cristina Matta, José Joaquín Brunner, Teresa Quiroz, Alicia Enthel, Beatriz Sarlo, Mabel Puchini, Oscar Landi, Anamaría Fadul, José Marques, Regina Festa, entre otros muchos. El diálogo me va a sostener cuando me arriesgo en líneas nuevas de investigación, me cuestiona continuamente lo que hago, me posibilita insertar mis análisis de los medios y las transformaciones culturales en perspectivas que descubro en común con gentes como Néstor García Canclini, Raul Fuentes, Guillermo Orozco, Aníbal Ford o Nora Mazzioti.

M.C.L./F.A.: Cuando hablas de otras perspectivas ¿a qué te estás refiriendo?

J.M.B.: Me estoy refiriendo a cómo el fenómeno de comunicación deja de identificarse únicamente con los medios y empieza a ser el fenómeno de la multiplicidad de los modos y formas de comunicación de la gente: desde el mundo de lo religioso hasta la plaza de mercado, pasando por el estadio y la esquina del barrio. Pues es desde esos modos cotidianos de comunicar desde donde la gente mira la televisión u oye la radio. La primera intuición la tuve en la Tadeo. Mientras con los alumnos leíamos a Eco y a Barthes les puse a investigar cómo se mueve, cómo habla, a qué huele, qué hace la gente al comprar y vender en una plaza de mercado popular como Paloquemao, y a describir las diferencias con lo que hace la gente en un supermercado como Carulla. O a comparar las vitrinas del almacén popular con las del Lago, y a dónde van o cómo se visten los sectores populares el domingo y cómo los de clase media alta.

M.C.L./F.A.: Desde la perspectiva de tus investigaciones, tras esas pistas de que tu hablas, durante algún tiempo compartiste aquella mirada de los medios como aparatos ideológicos y si es así ¿por qué y cuándo dudaste de su validez? ¿Hubo rupturas?

J.M.B.: No. Porque yo venía de la filosofía y de las preguntas de que te hablé al comienzo, de modo que nunca pensé la comunicación como efecto de los aparatos, ni de los aparatos ideológicos del Estado a lo Althusser ni de los maravillosos aparatos tecnológicos a lo McLuhan. Tenía un conocimiento vasto del lugar y la riqueza de la comunicación en la vida cotidiana y fue de ahí que provinieron mis intuiciones e hipótesis. Analizábamos los medios pero mi mirada siempre relativizó su poder. ¿Por qué? Porque vivía con la gente y me daba cuenta que para ella tenían más importancia fenómenos que pasaban por la esquina del barrio o por la iglesia que lo que pasaba por los medios.

M.C.L./F.A.: Jesús, ¿cómo surge el concepto de recepción activa? Como dato curioso, ¿se le reconoce a alguien su paternidad o maternidad?

J.M.B.: La idea ya había estado presente en la teoría de los usos y gratificaciones de Katz. Pero lo que yo intento plantear en un congreso en Ciudad de México -a mediados del 78- es otra cosa; es que no puede comprenderse el sentido de la comunicación más que desde la cultura. Lo que implica una revisión del proceso entero de la comunicación desde el mundo del receptor. Mi ponencia esbozó eso en estos términos: teníamos que pasar de estudiar el proceso de comunicación como un proceso de dominación a estudiar la dominación como un proceso de comunicación. Mirada así la comunicación se convierte en un proceso activo de lado y lado; porque no es sólo el amo el que seduce al esclavo, el esclavo también seduce al amo; y la gente no recibe pasivamente lo que recibe, la gente actúa, la gente es cómplice.

M.C.L./F.A.: ¿Pero en ese momento este planteamiento no era demasiado transgresor?

J.M.B.: La propuesta escandalizó mucho: ¡Cómo así que los pobres encima son cómplices de su dominación!. Entonces respondí con una pregunta de Deleuze en el Antiedipo: “Qué en el dominado trabaja a favor del dominador “?. Y redondeo mi propuesta: tenemos que empezar a mirar desde el otro lado: desde lo que hace la gente con lo que lee, con lo que mira, con lo que escucha.

M.C.L./F.A.: ¿Y en otras latitudes de América se estaba cuando menos gestando esta nueva mirada? Porque es que aquí hay un punto de llegada muy importante.

J.M.B.: En ese momento la perspectiva apenas se abría campo. Por mi parte encuentro resonancia en muy poca gente, Ana María Nethol, argentina exilada en México; en Salomao Amorín, decano de la Facultad de Comunicación de Brasilia; en Máximo Simpson, quien trabaja en la UNAM “ Cuando en México digo: cambiemos la pregunta, no es que tengamos que dejar de analizar la dominación, pero tenemos que empezar a mirar lo que el proceso de dominación tiene de comunicación, o sea de intercambio; ello removía aguas bien profundas. No he podido olvidar la brusca metáfora con que intenté hacerme entender: como hemos venido pensando la dominación se parece a lo que pasa entre una bota y una cucaracha. ¿Qué tipo de relación o de intercambio cabe entre una bota y una cucaracha? Ninguno, sólo aplastarla. Y en cierta forma era así como pensábamos la dominación que se producía en la comunicación. Pero era la negación de la comunicación. Verón lo planteó claramente: así vista, entre un dominador todopoderoso y un dominado inerme, incapaz de iniciativa, no podía haber nada, sólo cabía la paralización. Atrapada en una concepción instrumental y mecanicista de la sociedad y de los medios, la investigación-denuncia de la comunicación ¿no estaría ampliando la pasividad, la desmovilización entre la gente?

M.C.L./F.A.: Jesús, en 1982 Felafacs organiza el primer gran congreso, ya no de facultades, sino de estudios sobre comunicación y poder. Presentas allí una ponencia, “Apuntes para una historia de las matrices culturales de la masmediación”, que, a más de crear desconcierto en el auditorio, entrañaba planteamientos que, para el momento, provocan gran revuelo. Hablas de los saberes y modos de comunicación de las brujas, de la forma en que los anarquistas asumieron la cultura popular, de los inicios de la literatura popular con los pliegos de cordel. ¿A dónde apuntaban esos planteamientos?

J.M.B.: Fue un evento en el cual todo el mundo empezó hablando de tecnología. Yo comencé planteando la no contemporaneidad entre el discurso en que están escritos los mensajes de los medios y el discurso desde el cual la gente lo lee. Y cómo ello cuestionaba unos modelos teóricos desde los cuales no eran pensables las formas de lucha de las clases populares, la relación entre las formas de sufrimiento y las formas de rebelión popular, lo que conducía a una toma de conciencia en las izquierdas de la parte que les correspondía en la producción de lo que se creía monopolio de las transnacionales y las clases dominantes: el imaginario de masa. Pues también la izquierda está creando imaginario de masa, ya que una concepción estrecha y miope de lo político había llevado a despolitizar, en la reflexión y en la práctica, “las formas populares de la esperanza. - como las llamaba Hugo Assman- sus voluntarismos y sus furias, su religiosidad y su melodramatismo, en una palabra su cotidiana cultura, y con ella, sus movimientos de resistencia y de protesta y las expresiones religiosas y estéticas, es decir, no directamente políticas, de sus movimientos. ¿Qué derecho tenían ciertas izquierdas a escandalizarse de la despolitización que sobre esa cotidianidad y esas expresiones efectúa la cultura de masa si durante muchos años fueron ellas mismas las que sistemáticamente las despolitizaron a través de una concepción de la vida tan maniquea como la que critican y de una visión consumista, cuando no aristocrática, de la cultura?

Ello implica plantearnos en serio el espacio del receptor, esto es, del dominado y su actividad, toda la producción oculta en el consumo: la de complicidad pero también la de resistencia. Al abocar este problema constatamos que en América Latina, a diferencia de Europa y los Estados Unidos, la cultura de masa opera no sólo entre un proletariado empobrecido sino entre unas clases populares y medias a cuya desposesión económica y desarraigo cultural corresponden una memoria que circula y se expresa en movimientos de protesta que guardan no poca semejanza con los movimientos de la Inglaterra de fines del siglo XVIII y la España del siglo XIX. Luego aludí a ese largo proceso, del siglo XVII hasta el XIX, de enculturación de las masas, y cómo comenzó destruyendo las culturas locales y por eso la bruja se convirtió en blanco predilecto de la Inquisición. Cómo también los anarquistas usaron el saber popular, sus creencias, para generar conciencia revolucionaria “ Lo curioso es que, al finalizar mi intervención, un joven levantó la mano y enfáticamente me preguntó: “Si todos los otros conferencistas están hablando del poder de los medios que viene de la tecnología, ¿qué hace usted hablándonos de sus brujas y los anarquistas? ¿Me quiere explicar por qué esa obsesión suya con lo popular?”. Mi respuesta espontánea fue: “Quizás lo que estoy haciendo cuando investigo lo popular es rendir un homenaje a mi madre ”.

M.C.L./F.A.: Y si hay un homenaje a ella en ese interés tuyo por lo popular, ¿qué ha significado en ello tu madre?

J.M.B.: Ha sido con el tiempo que he ido comprendiendo el sentido de esa respuesta. La relación de lo popular con mi madre reside en que ella sintetiza en mi memoria lo más rico y profundo de la cultura popular: en tiempos duros como los de postguerra su solidaridad, su capacidad de aglutinar a la gente, su generosidad quitándonos parte de lo que nos daban por la cartilla de racionamiento para dárselo a los más pobres. Y también su profunda religiosidad. Después de doce o catorce horas de trabajo en la casa, se marchaba a la iglesia del pueblo y allá encontraba “su energía”. Recuerdo cuando mi padre le reñía por esto, sobre todo en invierno, cuando la temperatura llegaba a 10 grados bajo cero. Pero su respuesta era diáfana: ¿.Tu crees que yo podría aguantar esta vida si no fuera por el aliento que me da el encontrarme con Dios?”. Cuando después leí a Marx tuve que reconocer que la religión ha sido con frecuencia opio del pueblo, factor innegable de alienación, pero el recuerdo de mi madre me dice que también lo ha sido de aliento para vivir, de generosidad y solidaridad, que es en últimas lo que en gran medida configura el valor de lo popular.

M.C.L./F.A.: ¿Cuál era su nombre y cómo fue tu relación con ella?

J.M.B.: Se llamaba con un extraño nombre, Filomena. Y yo fui el menor de 6 hijos y en consecuencia, muy consentido y protegido por ella, por su ternura, su paciencia, su resistencia al dolor. Mi padre se llamaba Domingo y era reciamente castellano, era la austeridad y la autoridad. Pero quería mucho a mi madre y a pesar de representar para nosotros una figura patriarcal no tomaba una decisión sin consultárselo a ella; además, ella era quien manejaba la plata en casa. Y esto se me quedó grabado desde bien pequeño: cuando mi padre viajaba a Madrid a comprar lo necesario para surtir la tienda que teníamos, yo veía como le pedía el dinero y “negociaba. con mi madre. De hecho cuando ella murió, yo tenía 9 años, la tienda se cerró al poco tiempo. Fue mi madre quien me enseñó a amar la lectura leyéndome o haciéndome leer la poesía de Gabriel y Galán, un poeta popular de Castilla. Recuerdo el gran deleite con que leía y la seducción de que era capaz su palabra. Es curioso, los padres de Elvira, mi compañera, también conocían la obra de ese poeta y sabían de memoria algunos de sus poemas. ¡Hasta ahí llega la afinidad entre mi familia castellana y la familia santandereana con la que vine a emparentarme!.

M.C.L./F.A.: ¿Cómo se llama el pueblo donde naciste y qué recuerdos guardas de tu infancia? ¿Cuáles son aquellas imágenes perdurables y que de alguna manera han marcado tu vida?

J.M.B.: Las Navas del Marqués, un pequeño pueblo de Ávila donde crecí sintiendo los efectos de la guerra. Mi primer recuerdo es el de un día de sol subiendo al piso alto de mi casa y encontrándome con un gran agujero en el techo, de más de un metro de diámetro y los desechos esparcidos por el piso como consecuencia de un bombardeo. Yo diría que es una de esas imágenes que marcan profundamente tu vida. Pues así como los pueblos necesitan mitos fundadores, de algún modo los individuos los necesitamos también. Siendo un muchacho tímido, esa escena llegó a ocasionarme, ya adolescente, algo como una crisis existencial: bajando una tarde del piso alto, en el que había visto el agujero, de pronto perdí el equilibrio mientras me preguntaba: ¿quién soy? Y la imagen de ese agujero y de la luz me ha seguido rondando como la representación de lo precario de la existencia, que sin duda remitía a la pobreza de los primeros años, a la dificultad para conseguir las cosas más elementales, los vestidos usados de mi hermano mayor siendo ajustados a mi talla, o los abrigos de mis primos “ Es decir, fue una infancia de pobreza, en la que sin llegar a sentir hambre sí viví intensamente la carencia. Hay entonces como dos caras en esa imagen: la de la precariedad de la existencia simbolizada en la casa rota, y otra asociada a la felicidad, a la luz del cielo azul, del sol iluminando el interior de mi casa, en medio de la destrucción.

M.C.L./F.A.: Retomando el concepto de cultura que nos llevó a tu familia y a tu infancia, volvamos a los planteamientos que estabas haciendo: ¿cómo se da y se desarrolla el debate comunicación/cultura en América Latina?

J.M.B.: El debate transcurre entre las críticas. La propuesta de Néstor García Canclini asocia la cultura con la crisis de la cultura nacional y con la cultura cotidiana atravesada por las grandes dinámicas transnacionales. Brunner cuestiona la euforia gramsciana que él decía ver en García Canclini y en mí, esto es, la cultura popular como algo que resiste y se desarrolla. Y nos lanza un cuestionamiento muy fuerte: lo único que queda de popular es la recepción, mientras que la producción cultural está del otro lado. Los sectores populares pueden usar lo que las industrias culturales producen y hasta apropiárselo de diferentes maneras pero la producción se les escapa. Es decir, la cultura popular está cooptada. Yo interrogo lo que ha hecho impensable, o puramente instrumental lo popular en la investigación de comunicación: la amalgama entre comunicacionismo y denuncia produciendo una esquizofrenia que se tradujo en una visión que convierte a los medios en meras herramientas de la acción ideológica, de la reproducción del sistema, sin el menor espesor cultural. Para abordar la densa relación de los medios, de sus géneros y su estética, con la cultura popular habría que romper con la inmediatez y asumir una perspectiva histórica, única forma de deconstruir el “viejo. paradigma, tanto desde el punto de vista teórico como político.

M.C.L./F.A.: Sin esquematismos, ¿cuáles serían los hitos fundamentales de este proceso hasta llegar a las perspectivas y ámbitos que hoy se privilegian?

J.M.B.: Intentar un panorama de ese calado es muy difícil por lo complejo pero podemos señalar algunos hitos. Continuando en el marco de lo que desarrollaba en el punto anterior, pensamos que una primera etapa se “cierra. cuando se enfrenta el discurso positivista que considera insuficiente la propuesta formulada en términos de la ideología y la denuncia diciéndonos: seamos serios, pongámonos a hacer ciencia. Entramos entonces en una etapa que podríamos denominar cientifista, dominada por una teoría capaz de ordenar el campo y delimitar los objetos a partir del paradigma informacional y de su amalgama con cierto modelo semiótico. Llegamos así a la necesidad de un paradigma alternativo desde el que pudiéramos plantearnos el problema de la cultura y las mediaciones sociales. Pero dejemos en claro que no fueron únicamente los lí- mites del modelo hegemónico los que nos obligaron a cambiar el paradigma, fueron los tercos hechos, la realidad de América Latina lo que nos fue cambiando el objeto de estudio a los investigadores de la comunicación. Basta una mirada a los nombres de los seminarios y congresos latinoamericanos en los últimos años para corroborarlo: la presencia obsesiva de los términos democracia, cultura, movimientos populares. Y la cuestión de la constitución histórica de lo masivo, de cómo lo masivo comienza a cooptar lo popular en el tango o el fútbol. Vemos entonces un desplazamiento muy claro en el eje de los estudios de comunicación: ya no está ni en el emisor, ni en el mensaje, ni incluso en la recepción. Lo que interesa es cómo se insertan los cambios en la cultura cotidiana de la gente. Ahora el concepto báscula de la acepción sociológica, que identifica lo cultural con ciertas prácticas como las artísticas, a la mirada antropológica que es aquella que permite pensar la cultura del habitante de la ciudad, la cultura cotidiana de las mayorías.

M.C.L./F.A.: En este balance nos parece fundamental también mirar los “tránsitos” que permitieron una nueva mirada de la relación comunicación política. ¿Cómo analizas este camino?

J.M.B.: A fines de los años 70s. esa relación se plantea en términos de las llamadas “políticas nacionales de comunicación”. Pero poco después se dan en América Latina una serie de cambios que obligan a revisualizar las políticas, y el cambio más importante, a mi juicio, es el que nos va a hacer pasar de las políticas de comunicación a pensar políticas culturales; es decir, el contexto teórico-político para pensar los cambios en la comunicación es el de la cultura. De ahí la necesidad de formar en CLACSO la Comisión de Políticas Culturales integrada, entre otros, por Brunner, García Canclini, Oscar Landi, Luis Peirano y por mí. Y a partir de la creación de esta Comisión se abre un nuevo campo de investigación, el del consumo. Pues creímos que en últimas la gente al apropiarse de los medios tiene una capacidad de transformación más fuerte que el puro mecanismo de reproducción. El sentido de una práctica de comunicación no se reduce a la significación del “mensaje”. La significación es algo que concierne al mensaje, pero el sentido es siempre la relación de un texto con la situación, con un tiempo y un espacio determinados. De ahí que la significación pueda estar cooptada por lo que el emisor puso en el mensaje pero el sentido no, éste se construye entre lo que pone el medio y lo que con él hace la gente. Cuando comenzamos a trabajar, desde distintas latitudes de Latinoamérica, en esta perspectiva, las distancias se acortan y empezamos a comprender el lastre que dejó para la investigación la concepción estatalista y el formalismo desde el que se pensaron las políticas nacionales de comunicación.

M.C.L./F.A.: Hablando de fricciones y acercamientos, ¿cuál es el papel de las comunidades científicas en la legitimación de paradigmas, en la aceptación y circulación de nuevas categorías?

J.M.B.: Tienen un papel fundamental. Recordemos que un paradigma es un acuerdo entre investigadores; un acuerdo que comienza a caminar y a adquirir legitimidad hasta que, en el mejor de los sentidos, se impone. Los debates, diferencias y enfrentamientos, la obstinación y las alianzas son parte del camino que debe recorrer. Lo propio podría pensarse del surgimiento de nuevas categorías que emergen para nombrar lo que se quiere decir pero está huérfano de concepto. En vía de ejemplo, el discurso de los “aparatos ideológicos. atrapó a muchos, y por varios años, en una jerga de la cual no se podían salir. De alguna manera lo que uno hace en este terreno es ofrecer un lenguaje con el cual nombrar lo que muchos otros necesitan expresar.

M.C.L./F.A.: Pensando en el curso de la investigación latinoamericana en el campo de la comunicación y pensando en tus formas de acercamiento a las distintas realidades que van irrumpiendo en tus indagaciones, ¿qué cambios sustantivos se dan desde lo metodológico?

J.M.B.: Respecto a Latinoamérica hay una circunstancia poco conocida a pesar de su importancia y es la creación de ALAIC, Asociación Latinoamericana de Investigadores de la Comunicación. Esta asociación va a ser el lugar donde nos encontramos quienes en el estudio de la comunicación logramos romper con el lastre del marxismo funcionalista, y asumimos las transformaciones profundas que se presentaban en todos los órdenes como un reto a los modos de hacer investigación, empezando a valorar otras dimensiones de la vida, otros fenómenos. Resultó muy importante que, de alguna manera, se le pudiera tomar el pulso a lo que iba pasando en la investigación a través de debates sobre nuevos “objetos. como los que introduce el estudio de la recepción. Desde el punto de vista de mi proceso, en 1982 planteo claramente en una ponencia presentada en México, que luego saldrá publicada en diversos espacios, la contradicción que percibo entre lo que queríamos y necesitábamos saber y las herramientas de que disponíamos para indagar el proceso de cómo se insertan los medios en la vida cotidiana de la gente. Lo que planteó muy pronto la necesidad de articular datos estadísticos con análisis cualitativo, principalmente aportado por estudios etnográficos, en tanto el objeto de estudio en ese momento ya no son los medios sino cómo se insertan los medios en la vida cotidiana de la gente. No utilizando la palabra, pero hablaba ya de la necesidad de la etnografía. Se produce un momento de confusión porque lo que se vuelve entonces objeto de investigación son los ritmos y rutinas cotidianas de la gente. Confusión de la que en parte nos ayudó a salir “La invención de lo cotidiano. de Michel de Certeau, que se planteaba explícitamente cómo estudiar las prácticas de producción ocultas en el consumo.

M.C.L./F.A.: Jesús, y ¿qué pasa con la semiología?

J.M.B.: Buena pregunta. Para responderla tengo que remontarme al primer curso de Estética que dicto en la Universidad del Valle. La preparación de ese curso va a reorientar el camino de mi investigación: si hablar de estética era pensar la manera como se ha hecho el arte y cómo lo han disfrutado las élites me era imposible encontrar allí las sensibilidades -en griego estética significa no una disciplina sino la sensibilidad- populares o de masas que eran las que yo quería indagar. Desde hacía un tiempo andaba “enredado. tratando de comprender las relaciones de lo popular con lo masivo, negándome a aceptar su oposición maniquea como entre lo puro y lo impuro, y había comenzado a identificar algunos hitos para la historia de su relación. Empezando por la “historia. de mi propia evolución desde la cultura de mi pueblo, los cuentos de las abuelas, los juegos, las canciones, la cultura alimenticia, los vestidos, las fiestas “ Y luego la entrada vertiginosa de los productos masivos, desde los comics y novelas del Oeste hasta la radio y el cine. Trazo un mapa de experiencias de la sensibilidad popular a partir de una intuición: la sensibilidad que se expresa en lo masivo está más cerca de la popular que de la erudita, por más manipulada y deformada que se halle, allí hay memorias narrativas e imaginarios estéticos de lo popular. Entonces propongo a mis alumnos un curso de estética que les sorprende : lo que vamos a analizar van a ser películas mexicanas, afiches callejeros, la estética de los interiores caseros de los nuevos ricos, los usos urbanos de las artesanías, las novelas de detectives, las telenovelas. Y de ese primer curso va a salir mi proyecto de investigar la literatura y la estética “de género”. Categoría de género que junto a la de mediaciones van a jugar un papel clave en mi trabajo posterior. De otro lado, la realidad nuevamente nos confronta: la crisis de la deuda externa, la vuelta a la democracia en varios países de América Latina durante los 80s”, son fenómenos que nos señalan cómo fue de inadecuada nuestra concepción de lo social para entender la complejidad de los procesos que condujeron al golpe de Pinochet o de Videla, empezando por el papel protagónico jugado por la clase media en el reventamiento del proyecto chileno. Y el valor estratégico de la comunicación a la hora de la reconstrucción de verdaderas democracias.

M.C.L./F.A.: A propósito de la escritura y de tus libros, ¿cómo explicas la diferencia entre la densidad del lenguaje escrito y la transparencia del oral que te permite llegarle a un público amplio y diverso?

J.M.B.: Lo que pasa es que cuando hago una conferencia o una charla, tomo mucho elemento de la vida cotidiana y una misma idea la planteo de cuatro maneras diferentes. Eso en el lenguaje escrito sería redundante y resulta inadmisible. La escritura es otro medio, en el que la densidad de un texto teórico resulta inevitable no por rebuscamiento sino por la complejidad de lo tratado. De otra parte, acepto que en la escritura acuden jergas que no son sólo de vocabulario sino también de la sintaxis, esto es, de estructuración de la argumentación. Yo diría que a veces la diferencia no es tanta; es decir, si pudiera leer los textos que escribo en el tono que yo siento, sé que mucha más gente los entendería. Este problema en alguna medida afloró en la traducción al inglés de uno de mis libros: cuando la primera traductora se encontraba frases demasiado densas tendía a “facilitar. su comprensión descomplejizando el lenguaje, cuando era en la matización donde yo me había dejado las pestañas en la noche, y donde se encontraba mi verdadero aporte.

M.C.L./F.A.: Jesús, ¿y la significación de tus libros?

J.M.B: Diría que son un poco como los hijos. Generalmente se afirma que a todos se les quiere por igual pero no es así: se les quiere distinto. Por ejemplo, Comunicación masiva: Discurso y poder (1978) fue para mí una experiencia muy dura; lo escribí siendo Director del Departamento, profesor de cuatro cursos semanales, y participando en los comités de currículo de la Universidad del Valle. Entonces, como pasaba allí 14 horas del día, debía tomar las noches en un trabajo de una intensidad brutal. Y lo asocio con algo muy doloroso: mis relaciones con Elvira y Alejandro, mi hijo mayor, se resintieron; incluso tuvieron que marcharse algunas semanas fuera de Cali para que pudiera concluir ese texto.

Básicamente, en ese libro recojo mi experiencia docente; aún cuando José Vidal Beneito, un destacado investigador español, me dijo en alguna ocasión que en ese libro estaban ya las claves, las pistas fundamentales de mi trabajo posterior sobre lo popular “ Es mi primera experiencia de escritura sistemática, nutrida por la riqueza de la docencia y organizado explícitamente en torno a un proyecto pedagógico.

M.C.L./F.A.: Refirámonos a De los medios a las mediaciones (1987), que es, sin lugar a dudas, de una parte, el libro más importante de cuantos has escrito -traducido a varios idiomas, recorre ya la cuarta edición en español y, de otra, el primer motivo del reconocimiento que NÓ- MADAS quiere otorgarte en este número en tanto está cumpliendo 10 años de invaluables aportes al campo de la comunicación y la cultura en América Latina. ¿Cómo lo analizas hoy y de volverlo a escribir, qué cambios le introducirías?

J.M.B: Ese libro ha resultado una paradoja: de un lado, para preparar en 1992 la asamblea de la Federación Latinoamericana de Facultades de Comunicación en Acapulco, se realizó un trabajo estadístico sobre la bibliografía latinoamericana de comunicación y encontraron que era el texto más citado. Pero de otro lado, ese libro ha sufrido de los usos más perversos que produjeron reacciones muy fuertes en su contra. Así como se usó para revitalizar y estimular la investigación y la docencia, se usó también tramposa y facilonamente para desvalorizar el trabajo anterior de mucha gente. Es tan difícil escapar a los usos académicos de las modas””.y con las mediaciones pasó no poco de eso. De los medios a las mediaciones constituye en verdad mi propio mapa nocturno, construido durante cerca de diez años en base a intuiciones e hipótesis que fui cotejando en multiplicidad de encuentros internacionales y que después se enriqueció con un año de trabajo en España, que me permitió recoger documentación en París y en Londres, y finalmente tuve un año sabático en el que pude dar forma a unas pocas ideas básicas sostenidas sobre una enorme cantidad de documentación de una riqueza en realidad mayor de lo que incluye el libro. Lo que le cambiaría sería principalmente completar la parte de los géneros populares incluyendo la comedia y la novela gótica o de terror, que estaban en los esquemas preliminares y en la documentación recogida, pero que se quedaron por fuera con la idea de formar parte de otro libro que después no cuajó pues las demandas y los intereses fueron otros.

M.C.L./F.A.: ¿Y de todos tus libros existen esos esquemas preliminares?

J.M.B.: Existieron hasta el embalaje de mi biblioteca para venirme a residir en Bogotá. Eran montones de papeles, de textos escritos manualmente, con bolígrafo y que después pasaba a máquina y hoy al computador. Ahora sólo quedan unos pocos cuadernos que jalonan mi propia trayectoria de libro a libro y también los intentos fallidos, las búsquedas que quedaron a medio camino, y las que aguardan pacientemente un tiempo propicio. Quizá lo que De los medios a las mediaciones me dejó a mi personalmente fueron un montón de cuestiones abiertas y de senderos por los que seguir caminando muchos años más.

M.C.L./F.A.: Además de su impacto en América Latina, ¿este libro ha logrado el diálogo con otras latitudes? Pensamos, por ejemplo, ¿en cuál ha sido la lectura desde Europa?

J.M.B.: En Europa ha ocurrido algo extraño, mientras la recepción en Francia, país en el que me formé y del que está llena mi biblioteca, ha sido mínima; en Inglaterra sobre todo pero también en Alemania y en Italia ha sido muy estimulante. Y ello no ha sucedido sólo con mis libros. Igualmente García Canclini y Renato Ortiz estudiaron en Francia y no han traducido ni uno solo de sus libros, mientras Inglaterra y Estados Unidos sí los están traduciendo. De los medios a las mediaciones ha tenido una muy buena acogida también en España y sobre todo en el mundo anglosajón, traducido al inglés por la Editorial SAGE, Philip Shlesinger le hizo un prólogo para europeos donde resalta el hecho de que los investigadores latinoamericanos estemos dejando el oficio de “informantes nativos. para pasar a ser productores de teoría.

M.C.L./F.A.: Jesús, háblanos ahora de tu nuevo mapa nocturno, ¿cuáles son en este momento los temas en los que están centrados tus intereses investigativos?

J.M.B.: En primer lugar, me encuentro con una fuerte tendencia a reubicarme en la filosofía en la medida en que las preguntas de fondo hoy son preguntas por el sentido. El ámbito de la cultura, y en especial el de la comunicación, nos plantea interrogantes muy fuertes sobre el sentido o sin sentido del proceso de globalización : hacia dónde van las autopistas de la información? en qué planeta se sitúa el ciberespacio? Asistimos no sólo a un fin de siglo sino a un fin de milenio y todas las concepciones milenaristas han creído en un fin del mundo. Hoy nos toca sin duda asumir el fin de un mundo, que está muriendo ante nuestros ojos sin saber en qué otro mundo estamos entrando. Las preguntas son de tal calibre que no son respondibles desde los fragmentos que recortan las ciencias y de aquí la vigencia que en los últimos años ha recobrado la filosofía. En esta marcha acelerada de la sociedad hacia no sabemos dónde, las tecnologías han pasado a ocupar una dimensión fundamental de lo cultural, es decir, de la sensibilidad, de los gustos, de la percepción de lo próximo, de lo lejano, de lo presente, de lo pasado. Por ejemplo, esta conversión acelerada del presente en pasado se trueca en una máquina de vaciamiento del tiempo por aceleración. Entonces, el campo de la comunicación desde la cultura, como en el fondo lo he mirado siempre, se me convierte en un campo de preguntas por el sentido. La comunicación en buena medida se define como intercambio de sentidos, es la construcción colectiva de sentido. Pero ¿de qué sentido estamos hablando?

En segundo lugar, el tema de la ciudad y de los jóvenes. La ciudad como nuevo escenario de comunicación y lugar de emergencia de un sensorium nuevo, cuyos dispositivos claves son la fragmentación -no sólo de los relatos sino la experiencia des-agregación social- y el flujo: el ininterrumpido flujo de las imágenes en la pantalla encendida que es lo que retiene más tiempo al espectador. Ese sensorium se hace socialmente visible especialmente en los más jóvenes y en sus serias dificultades de conversación con las otras generaciones. Que me parece que es uno de los problemas contemporáneos más graves. Nunca la humanidad había vivido una ruptura generacional de esta envergadura, jamás la conversación entre padres e hijos estuvo tan colmada de distancia y de malentendidos. Y estoy convencido de que el mundo joven es hoy un espacio de expresión quizá más fuerte que el del propio arte, considerado siempre pionero respecto a los cambios que están transformando a la sociedad. La desazón de los jóvenes está hoy diciendo, tanto o más que el arte, de nuestras incertidumbres y rabias; lo que sucede es que no tenemos las claves hermenéuticas, no sabemos cómo leerlo.

Y también me obsesiona el descentramiento de la modernidad en relación con la modernidad de la ilustración que tuvo su centro en el libro y en una cierta razón que se creyó “la razón”. Ahí está en juego la apuesta de Habermas y su radical separación, casi maniquea, entre razón instrumental y razón comunicativa. Creo que concebir la sociedad desde esta dicotomía hace muy difícil concebir cualquier proceso emancipador. Al interior de la razón comunicativa existen unas dimensiones muy espesas de tecnicidad, y viceversa, lo instrumental también contiene densidad comunicacional. ¿Cómo se pueden escribir más de mil páginas sobre comunicación hoy sin decir una palabra sobre los medios? Considero que seguir oponiendo el proceso de modernización como perverso y el de modernidad como liberador es tratar la historia como una parodia, con el agravante de que así se legitima la otra separación, tan o más perversa: la que hace de estos países sujetos de modernización sin modernidad. Con lo que seguimos tratando de comprender nuestra historia a partir de la modernidad europea definida como la verdad y las nuestras como meras imitaciones deformadas. Pienso finalmente en la urgencia estratégica de estudiar las articulaciones comunicación cultura política, en las transformaciones de la cultura política y el papel protagónico que ahí tiene el escenario massmediático: a la vez como escenario del reconocimiento social y de la perversión del lazo social, de la crisis de la representación y de las nuevas formas de representar.

M.C.L./F.A.: En el diseño de este nuevo mapa y a propósito de tus inquietudes y reflexiones sobre el mundo de los jóvenes, ¿qué papel han jugado tus hijos, Alejandro y Olga, en tanto ellos pertenecen a ese universo?

J.M.B.: En el relato de mi vida, y esta entrevista es un poco eso, y también en las reflexiones profundas sobre mis campos de trabajo ellos se hacen presentes como interrogante pero igual como guías. Alejandro y Olga no sólo me han dado ganas a vivir sino que me han permitido asomarme “desde dentro. a la nueva cultura de los jóvenes: a sus modos de sentir, de oír la música que les apasiona, a sus maneras de leer entrecruzadamente libros y cine. En cierta medida son los indígenas de otra cultura que convive junto a Elvira y a mí, en nuestra propia casa, pero con otro ritmo y otro idioma.

M.C.L./F.A.: Imaginamos que dada tu personalidad, radicalmente racional, pero a la vez hondamente tierno, intelectual y dueño de inmensa afectividad, las crisis deben haber sido compa- ñeras de no pocas etapas de tu vida. Si se puede hablar de ellas, ¿cuáles han sido sus razones, cómo se han solventado y hasta dónde han jalonado tu proceso?

J.M.B.: Sí ha habido crisis y profundas. De algunas de ellas ya tangencialmente hablamos. Intelectualmente el paso de la semiótica a la historia y la estética que me embarcó en la aventura de lo popular, significó la crisis más explícitamente profesional: había construido un nombre como semiólogo y una carrera académica bastante definida; tenía además una red de contactos internacionales a través de la semiología. Durante un tiempo estuve suspendido, jalonado entre los dos proyectos: abandonar el “oficio. de semiólogo podía dejarme en el asfalto. Pero me la jugué y en verdad el trance duró poco: muy pronto la nueva perspectiva me abrió muchas más interlocuciones y me permitió poner en marcha otros proyectos. La crisis más fuerte vino después, hacia los tres años de publicado. De los medios a las mediaciones. Durante ese lapso viví apasionadamente en función de las demandas y preguntas que generó ese libro, viajando y participando en multitud de eventos en los que los planteamientos de ese libro eran eje fundamental. Pero luego, empiezo a percibir que de algún modo me estoy repitiendo, y que el texto se me ha convertido en un corsé que me impide abordar nuevas cuestiones. Entre 1989 y 1990 estuve en Puerto Rico.

El propósito inicial era dedicar ese año a elaborar un proyecto nuevo de investigación que articulara mis búsquedas dispersas. Pero me recargaron de trabajo y no pude dedicarme a lo en verdad estaba necesitando. Adicionalmente, ese año asistíamos a la caída del Muro de Berlín y es el año de la violencia del narcotráfico y las bombas absurdas en Colombia. Se me formó un conflicto de hondas proporciones: siento que mi regreso a Colombia está marcando la necesidad de meterme a fondo en este país, que tenía que encontrar aquí mis interlocutores, romper mis códigos y trascender, en cierto sentido, los cómodos vínculos del exterior. La crisis aquí no fue sólo teórica sino de proyecto vital: ¿cuál había sido y debía ser mi compromiso con Colombia? La crisis fue tan fuerte que el cuerpo me pasó la factura: ahí empezaron cerca de cinco años con serios problemas de salud que me llevaron a una cirugía del corazón y a una larga depresión posterior.

M.C.L./F.A.: En repetidas oportunidades hemos escuchado tu reconocimiento sobre hasta dónde Elvira fue importante en este trance. Háblanos un poco de ella y de tu relación de pareja. ¿En qué sentido ella se declaraba en alguna ocasión como tu “polo a tierra”?

J.M.B: Junto con mi madre es lo mejor que me ha sucedido en la vida. Porque fue capaz de arriesgarse a vivir con un tipo bastante serio, siendo ella natural, espontáneamente alegre, y yo más bien triste, con una sed de libertad inmensa pero introvertido, un poco tímido y complicado. Por otra parte, he vivido muchas reencarnaciones. La infancia en mi pueblo, la vida en Madrid, la primera estadía en Colombia, el regreso a Europa recorriendo muchos de sus caminos, arriesgándome en algunas aventuras afectivas, el retorno a este país, los veintidós años en Cali, y el retorno a Bogotá. No es fácil convivir con un nómada, intelectualmente anarquista, que ha viajado por el mundo dejando amigas y amigos por muchos lados. Elvira es la mujer que ha sabido entenderme, cuestionarme y acompañarme en todo, o en casi todo.

M.C.L./F.A.: Jesús, ¿qué lugar han ocupado los alumnos en tu trabajo académico? ¿Cuáles serían las características fundamentales de tu quehacer como maestro? Porque esta calidad tuya, en razón del tema monográfico de este número, dedicado a la formación de investigadores, es el segundo motivo del homenaje que te otorgan nuestros NÓMADAS.

J.M.B.: He vivido la docencia como una vocación. Durante muchos años he gozado inmensamente haciendo clases y aprendiendo de mis alumnos. En el espacio de la enseñanza con frecuencia se conectan ideas, se encuentran las claves para seguir adelante y son los alumnos con sus preguntas, algunas aparentemente locas, quienes contribuyen en el hallazgo de pistas. La docencia es un estímulo para la investigación, para no quedarse y seguir en la búsqueda. También creo que los alumnos la han pasado bien conmigo y de ello he tenido muchos testimonios. Invariablemente inicio mis cursos insistiendo en que no estoy adscrito al paradigma informacional sino a aquel desde el que es posible formar. Quizás la docencia ha sido la experiencia más placentera y más estimulante de mi vida. En los últimos años no lo fue tanto y lo atribuía en parte al conformismo e inmediatismo, a la ausencia de conciencia político-social de las nuevas generaciones. Pero tras la experiencia maravillosa de un último curso dictado en la Universidad del Valle antes de jubilarme, me di cuenta de que había generalizado injustamente y que el problema no era sólo de ellos sino que había allí mucho de mi crisis personal; que en la docencia había proyectado mi propio desajuste interior.

M.C.L./F.A.: En el paso por distintas universidades, en el Valle y Bogotá como profesor de largo aliento e, incluso, como conferencista y asesor regular, ¿consideras que has creado “escuela.?

J.M.B.: Si por escuela entendemos a una cierta continuidad en los modos de ver los procesos de comunicación -en la formulación de los problemas y en algunos conceptos-eje del análisis- y a un cierto estilo discursivo que desmontó barreras y entrecruzó saberes provenientes de los más diversos ámbitos, creo que es cierto y positivo en la medida en que ha estimulado a la gente a abrirse a nuevos horizontes y a saber correr riesgos. Además, y ya pensando en la Universidad del Valle, como lo hablamos, hay una escuela que tiene ya su identidad más allá de mi propio aporte.

M.C.L./F.A.: Cuando tus alumnos van “creciendo” y en un momento dado se convierten en tus pares, ¿qué cambia en la relación?

J.M.B.: Diría que lo que busqué a lo largo de más de veinte años en la Universidad del Valle fue formar un equipo y acompañarlo, de manera que la relación fue siempre con compañeros de trabajo. Ahora bien, en el proceso no sólo se construye una relación académica sino que lo afectivo está presente volviendo mucho más compleja esa relación. Y pienso que en un momento dado la resolución de las dependencias que crea el vínculo pasan por “matar al padre. así lo que esté en juego no sea, como dice Lacan, sino “el nombre del padre”. Todo proceso de relación largo e intenso está hecho de desgarrones, que son los momentos del crecimiento. De cualquier modo para mi ha sido muy gratificante ese tránsito porque no creo haber fomentado en nadie la dependencia; por el contrario, siempre busqué estimular la creatividad de cada cual y disfruto inmensamente cuando alguien que fuera mi alumno alza el vuelo con sus propias alas.

M.C.L./F.A.: Jesús, ¿podrías identificarnos algunas cualidades y actitudes que consideras claves de tu proceso de formación como investigador?

J.M.B.: Como antes contaba, nací en un pequeño pueblo veraniego a donde viajaban muchos universitarios de Madrid a pasar sus vacaciones, lo que me posibilitó intenso intercambio con amigos que estudiaban las más diversas carreras. Cuando fuimos entrando en un proceso digamos de intelectualización de la vida pude darme cuenta de la estructuración mental que me había permitido una formación secundaria muy seria en las lenguas clásica, el latín y el griego, porque no fue un aprendizaje instrumental sino cultural: con esas lenguas aprendí lo que ellas tienen de configuración de un universo, de un mundo cultural vasto y a la vez denso. Me aportaron también una formación lógica que, sin lugar a dudas, organizó mi mente tanto para la lectura como para la investigación. Y tuve la suerte de contar como amigo con un profesor que me dejó una huella muy profunda, Alfonso Querejazu, profesor de Historia de la Filosofía de la Cultura. Un viejo intelectual vasco liberal, que se fue a vivir a Ávila después de años en la diplomacia, y que desde allí animaba un grupo de intelectuales progresistas en pleno franquismo, y del que formaban parte pensadores como José Luis Aranguren, Julián Marías, Carlos París, Pedro Lain Entralgo, y poetas de la talla de Dionisio Ridruejo, Luis Rosales. Cada año durante una semana ese grupo que hacía parte de lo mejor de la intelectualidad española se reunía en un chalet de la Sierra de Gredos, también en la provincia de Ávila. Y dos años tuve la suerte de ser invitado a las “Conversaciones de Gredos. como se denominaba el grupo. Las conferencias, que cada año giraban sobre un tema, y la convivencia con un grupo de gente tan libre y lúcida, en aquellos años de cerrazón total, me sembró una libertad interior cuyo rescoldo no se ha apagado aún. De otra parte, las clases de Historia de la Filosofía realmente me abrieron el mundo pues Don Alfonso las convertía en una experiencia de vida. Y la Historia de la Cultura puso las bases a mi manera de acercarme a la comunicación desde la cultura. Creo sinceramente que debo a Don Alfonso Querejazu ciertos secretos de mi formación que explican tanto las líneas de trabajo que fui eligiendo como el talante abierto a los cruces con las ciencias sociales y la literatura.

M.C.L./F.A.: ¿La disciplina juega una función importante en tu rutina cotidiana, en tu rutina de trabajo?

J.M.B.: Sí, si por disciplina entendemos una cierta obsesión por el orden y una fuerte continuidad, o mejor fidelidad de meses y años a lo que estoy buscando. La capacidad de esquematizar, de descubrir y reconstruir el esqueleto de un argumento me ha ayudado bastante porque me ha permitido leer mucho sacándole a los libros lo que tenían de jugo y de jugosos. Pienso en la disciplina como algo que viene de dentro, una exigencia interior que nada tiene que ver con las imposiciones autoritarias. Por eso hablaba de fidelidad, ya que de lo que se trata en últimas es de hacer del trabajo parte de tu propio crecimiento interior, de esa lenta maduración de las intuiciones hasta dar con el concepto que te acerca a un saber, en el que, como decía Barthes importa menos el poder de que te dota que el sabor que le pone a tu vida. Mi disciplina tiene un origen cierto en mis ancestros castellanos, en aquel mundo ascético y riguroso que enlazaba con la austeridad de la tierra y los ritmos de la labranza y la paciencia del campesino. Pero tiene también esas otras raíces que pusieron en mis primeros años de estudios mis maestros, en especial Don Alfonso.

M.C.L./F.A.: Jesús, para concluir esta larga conversación, ¿qué representa para tí la poesía? Tu primer libro publicado en España fue precisamente un libro de poemas y sabemos que muchos poemas hacen parte de tus papeles más queridos. ¿En verdad piensas retornar a ella?

J.M.B.: Junto al racionalista hay en mí una pasión estética y una vocación poética muy temprana que se alimenta de la lectura, del cine y de la música. Infortunadamente para mí, la investigación, la academia, durante un tiempo estrecharon mi vida y la dimensión intelectual le ganó a la pasión poética. Pero afortunadamente estoy de vuelta, a la filosofía y a la poesía. Una de mis intenciones claves al retornar a Bogotá fue desvincularme al máximo de la academia y dedicarme de lleno a leer y escribir, escribir en distintos registros y tonos, desde periodismo hasta poesía. No lo he logrado aún porque estoy apenas reubicando mi vida en esta dura y diversa Bogotá. Pero volveré a la poesía, porque allí está el lenguaje que me permite nombrar lo que más amo a estas alturas de mi vida. Me permite recoger la memoria de lo vivido y enlazarla con la de Elvira, Alejandro y Olga.

Como un guerrero antiguo
te traigo, madre tierra, las heridas,
como un árbol, los vientos
que azotaron mis ojos
durante tantos años de camino.
Con mi alforja repleta
de ansiedades y de cartas de mar
yo dejé una mañana la vieja casa,
el río, las murallas,
y me fui con mi sed a descubrir el mundo.

Crucé azules inmensos
de pintadas gaviotas,
desangrados y rojos arenales,
dormidos lagos verdes
de esmeralda nocturna
y montes como espadas de piedra,
cobre y nieve.

Fragmento del poema El guerrero y el árbol


Contáctenos

Instituto de Estudios Sociales Contemporáneos – IESCO

Carrera 15 No. 75-14, pisos 6° y 7°

Bogotá, Colombia

Tels. (+57-1) 3239868 ext. 1613 – 1615

Correos electrónicos: nomadas@ucentral.edu.co