nomadas56

Spanish English Portuguese
  Versión PDF

 

Modernidades y destiempos latinoamericanos

Modernidades e desastres da América Latina

Latin American Modernities and Disasters

Jesús Martín Barbero*


* Pionero en los estudios sobre la Comunicación en América Latina. Ha sido Presidente de ALAIC (Asociación Latinoamericana de Investigadores de Comunicación). Miembro del Comité de Políticas Culturales del Consejo Latinoamericano de Ciencias Sociales.


.La idea del paso lineal de las tradiciones a la modernidad es sustituida por la afirmación de que la modernidad se define por la diversidad y multiplicación de las alternativas, la capacidad de asociar pasado y porvenir. Hay un cambio total de perspectiva: se consideraba que el mundo moderno estaba unificado mientras la sociedad tradicional estaba fragmentada; hoy por el contrario la modernización parece llevarnos de lo homogéneo a lo heterogéneo”.
Alain Touraine


Ligada al proyecto de constituirse en naciones, la modernidad en América Latina exige ser pensada desde la heterogeneidad e hibridación de temporalidades de que están hechas sus sociedades y sus pueblos. Lo que viene a replantear el peso que en el análisis se le ha otorgado a la dimensión sociocultural. ¿Cómo pensar una diferencia que no se deja asimilar ni disolver por el modelo hegemónico -europeo, norteamericano- únicamente desde el ámbito de las prácticas económicas y políticas, cuando la dinámica de las transformaciones que calan en los mundos de vida de las mayorías remite a “la persistencia de estratos profundos de la memoria y la mentalidad colectiva sacados a la superficie por las bruscas alteraciones del tejido tradicional que la aceleración modernizadora comporta”?1. Estamos ante la ineludible necesidad de pensar las secretas complicidades entre el sentido de lo universal que puso en marcha la Ilustración y la globalización civilizatoria que el etnocentrismo occidental ha hecho pasar por universal. La mejor expresión de esa complicidad fue la idea de desarrollo que agenció la propia ONU desde mediados de los años cincuenta: desarrollarse para los países del Tercer Mundo se identificó con asumir la negación/superación de todas sus particularidades culturales y civilizatorias. Mirada desde el hoy la idea de universalidad que nos legó la modernidad de la Ilustración revela lo que ésta tenía a la vez de utopía emancipatoria y de universalización de una particularidad: la europea. Enfrentar hoy el etnocentrismo civilizatorio que propaga la globalización nos exige contraponer a una “globalización enferma porque en lugar de unir lo que busca es unificar”2, una universalidad descentrada y plural, capaz de impulsar el movimiento emancipador de la Ilustración sin imponer como requisito su propia civilización.

1. Modernidades: periferia y diferencia

Modernidad plural o mejor modernidades: he ahí un enunciado que introduce en el debate una torsión irresistible, una dislocación inaceptable incluso para los más radicales de los postmodernos. Porque la crisis de la razón y del sujeto, el fin de la metafísica y la deconstrucción del logocentrismo tienen como horizonte la modernidad UNA que comparten defensores e impugnadores. Pensar la crisis desde aquí tiene, sin embargo, como condición primera la de arrancarnos a aquella lógica según la cual nuestras sociedades son irremediablemente exteriores al proceso de la modernidad y nuestra modernidad sólo puede ser deformación y degradación de la verdadera. Romper esa lógica implica preguntarse si la incapacidad de reconocerse en las alteridades que la resisten desde dentro no forma parte de la crisis no pensada desde el centro y sólo pensable desde la periferia en cuanto quiebre de aquel proyecto eurocéntrico de universalidad, esto es en cuanto diferencia que no puede ser disuelta ni expulsada. ¿Qué es lo que especifica más profundamente la heterogeneidad de América Latina?: Su modo descentrado, desviado de inclusión en y de apropiación de la modernidad. Pensar la crisis traduce así para nosotros la tarea de dar cuenta de nuestro particular malestar en/con la modernidad3. Ese que no es pensable ni desde el inacabamiento del proyecto moderno que reflexiona Habermas, pues ahí la herencia ilustrada es restringida a lo que tiene de emancipadora dejando fuera lo que en ese proyecto racionaliza el dominio y su expansión; ni desde el reconocimiento que de la diferencia hace la reflexión postmoderna pues en ella la diversidad tiende a confundirse con la fragmentación, que es lo contrario de la interacción en que se teje y sostiene la pluralidad.

El malestar con la modernidad remite, en primer lugar, a las “optimizadas imágenes. que del proceso modernizador europeo han construido los latinoamericanos y cuyo origen se halla en la tendencia a definir la diferencia latinoamericana en términos del “desplazamiento paródico. de un modelo europeo configurado por un alto grado de pureza y homogeneidad, esto es como “efecto de la parodia de una plenitud”4. En la superación de esas imágenes va a jugar un papel decisivo la nueva visión que del proceso modernizador están elaborando los propios historiadores europeos y según la cual la modernidad no fue tampoco en Europa un proceso unitario, integrado y coherente sino híbrido y disparejo, que se produce en “el espacio comprendido entre un pasado clásico todavía usable, un presente técnico todavía indeterminado y un futuro político todavía imprevisible. O dicho de otra manera, en la intersección entre un orden dominante semiaristocrático, una economía capitalista semi-industrializada y un movimiento obrero semiemergente o semiinsurgente”5. Lo que nos coloca ante la necesidad de “entender la sinuosa modernidad latinoamericana repensando los modernismos como intentos de intervenir en el cruce de un orden dominante semioligárquico, una economía capitalista semiindustrializada y movimientos sociales semitransformadores”6.

Dos consecuencias se derivan de esa nueva visión. Una, la modernidad no es el lineal e ineluctable resultado en la cultura de la modernización socioeconómica, sino el entretejido de múltiples temporalidades y mediaciones sociales, técnicas, políticas y culturales. Dos, quedan fuertemente heridos los imaginarios -el desarrollista y complementario- que desde mediados del siglo oponen irreconciliablemente tradición y modernidad, ya sea por la vía de una modernización entendida como definitiva “superación del atraso. o por la del “retorno a las raíces. y la denuncia de la modernidad como simulacro. En un texto iluminador el brasileño R. Schwarz examina el malentendido que conduce a tachar sumariamente de “falsas. a las ideas liberales en países que aún practicaban la esclavitud. Pero puesto que las ideas liberales no se podían ni practicar ni descartar, lo que importa entender es la “constelación práctica. en que se inscriben, esto es los dislocamientos y desviaciones, el sistema de ambigüedades y operaciones que dotan de sentido a las “ideas fuera de lugar. permitiendo apropiárselas en un sentido impropio. Impropio por relación al movimiento que las originó pero propio en cuanto “mecanismo social que las torna elemento interno y activo de la cultura”7. Línea de reflexión seguida por R. Ortiz desde el título mismo, “A moderna tradicão brasileira”, de un libro que rastrea el movimiento de una modernidad que al no operar como ruptura expresiva pudo entrar a formar parte de la tradición, esto es del conjunto de instituciones y valores que, como el nacionalismo o la industria cultural, son el espacio cultural ya irreversible de varias generaciones8.

Constituidas en naciones al ritmo de su transformación en “países modernos”, no es extraño que una de las dimensiones más contradictorias de la modernidad latinoamericana se halle en los proyectos de y los desajustes con lo nacional. Desde los años veinte en que lo nacional se propone como síntesis de la particularidad cultural y la generalidad política, que “transforma la multiplicidad de deseos de las diversas culturas en un único deseo de participar (formar parte) del sentimiento nacional”9, a los cincuenta en que el nacionalismo se trasmuta en populismos y desarrollismos que consagran el protagonismo del Estado en detrimento de la sociedad civil, un protagonismo que es racionalizado como modernizador tanto en la ideología de las izquierdas como en la política de las derechas10, hasta los ochenta en que la afirmación de la modernidad, al identificarse con la sustitución del Estado por el mercado como agente constructor de hegemonía, acabará convirtiéndose en profunda devaluación de lo nacional11. Pero la relación entre modernidad y nación no se agota en la contradicción política. De hecho su tematización más frecuente y explícita es la que lo refiere a la cultura, al modernismo como influencia extranjera y trasplante de formas y modelos. Se quería ser nación para lograr al fin una identidad, pero la consecución de una identidad reconocible pasaba por su incorporación al discurso moderno pues sólo en los términos de ese discurso los esfuerzos y logros serían válidos como tales: “Sólo podríamos alcanzar nuestra modernidad a partir de la traducción de nuestra materia prima en una expresión que pudiera reconocerse en el exterior”12. Contradicción que marca al modernismo latinoamericano pero que no lo reduce a ser mera importación e imitación, porque -como lo demuestran la historia cultural y la sociología del arte y la literatura- ese modernismo es también secularización del lenguaje13, profesionalización del trabajo cultural14, superación del complejo colonial de inferioridad y liberación de una capacidad “antropofágica. que se propone “devorar al padre tótem europeo asimilando sus virtudes y tomando su lugar”15. El modernismo en América Latina no ha sido sólo modernidad compensatoria de las desigualdades acarreadas por el subdesarrollo de las otras dimensiones de la vida social sino instauración de un proyecto cultural nuevo: el de insertar lo nacional en el desarrollo estético moderno a través de reelaboraciones que en muchos casos se hallaban vinculadas a la búsqueda de la transformación social. Lejos de ser irremediablemente desnacionalizador el modernismo fue, en no pocos casos, ámbito y aliento de la recreación de lo nacional.

El proceso más vasto y denso de modernización en América Latina va a tener lugar a partir de los años cincuenta y sesenta y se hallará vinculado decisivamente al desarrollo de las industrias culturales. Son los años de la diversificación y afianzamiento del crecimiento económico, la consolidación de la expansión urbana, la ampliación sin precedentes de la matrícula escolar y la reducción del analfabetismo. Y junto a ello, acompañando y moldeando ese desarrollo, se producirá la expansión de los medios masivos y la conformación del mercado cultural. Según J. J. Brunner es sólo a partir de ese cruce de procesos que puede hablarse de modernidad en estos países. Pues más que como experiencia intelectual ligada a los principios de la ilustración16 la modernidad en América Latina se realiza en el descentramiento de las fuentes de producción de la cultura desde la comunidad a los “aparatos. especializados, en la sustitución de las formas de vida elaboradas y transmitidas tradicionalmente por estilos de vida conformados desde el consumo, en la secularización e internacionalización de los mundos simbólicos, en la fragmentación de las comunidades y su conversión en públicos segmentados por el mercado. Procesos todos ellos que si en algunos aspectos arrancan desde el comienzo del siglo no alcanzarán su visibilidad verdaderamente social sino cuando la educación se vuelve masiva llevando la disciplina escolar a la mayoría de la población, y cuando la cultura logra su diferenciación y autonomización de los otros órdenes sociales a través de la profesionalización general de los productores y la segmentación de los consumidores. Y ello sucede a su vez cuando el Estado no puede ya ordenar ni movilizar el campo cultural debiendo limitarse a asegurar la autonomía del campo, la libertad de sus actores y las oportunidades de acceso a los diversos grupos sociales dejándole al mercado la coordinación y dinamización de ese campo. La modernidad entre nosotros resulta siendo “una experiencia compartida de las diferencias pero dentro de una matriz común proporcionada por la escolarización, la comunicación televisiva, el consumo continuo de información y la necesidad de vivir conectado en la ciudad de los signos”17.

De esa modernidad no parecen haberse enterado ni hecho cargo las políticas culturales ocupadas en buscar raíces y conservar autenticidades, o en denunciar la decadencia del arte y la confusión cultural. Y no es extraño, pues la experiencia de modernidad a la que se incorporan las mayorías latinoamericanas se halla tan alejada de las preocupaciones “conservadoras” de los tradicionalistas como de los experimentalismos de las vanguardias. Postmoderna a su modo, esa modernidad se realiza efectuando fuertes desplazamientos sobre los compartimentos y exclusiones que durante más de un siglo instituyeron aquellos, generando hibridaciones entre lo autóctono y lo extranjero, lo popular y lo culto, lo tradicional y lo moderno. Categorías y demarcaciones todas ellas que se han vuelto incapaces de dar cuenta de la trama que dinamiza el mundo cultural, del movimiento de integración y diferenciación que viven nuestras sociedades”.La modernización reubica el arte y el folclor, el saber académico y la cultura industrializada, bajo condiciones relativamente semejantes. El trabajo del artista y del artesano se aproximan cuando cada uno experimenta que el orden simbólico específico en que se nutría es redefinido por la lógica del mercado. Cada vez pueden sustraerse menos a la información y a las iconografías modernas, al desencantamiento de sus mundos autocentrados y al reencantamiento que propicia la espectacularización de los medios”18. Las experiencias culturales han dejado de corresponder lineal y excluyentemente a los ámbitos y repertorios de las etnias o las clases sociales. Hay un tradicionalismo de las élites letradas que nada tiene que ver con el de los sectores populares y un modernismo en el que “se encuentran” -convocadas por los gustos que moldean las industrias culturales- buena parte de las clases altas y medias con la mayoría de las clases populares.

Fuertemente cargada de componentes premodernos la modernidad latinoamericana se hace experiencia colectiva de las mayorías sólo merced a dislocaciones sociales y perceptivas de cuño postmoderno. Una postmodernidad que en lugar de venir a reemplazar viene a reordenar las relaciones de la modernidad con las tradiciones. Que es el ámbito en que se juegan nuestras diferencias, esas que, como nos alerta Piscitelli19, ni se hallan constituidas por regresiones a lo premoderno ni se sumen en la irracionalidad por no formar parte del inacabamiento del proyecto europeo”.La postmodernidad consiste en asumir la heterogeneidad social como valor e interrogarnos por su articulación como orden colectivo”20. He ahí una propuesta de lectura desde aquí de lo más radical del desencanto postmoderno. Pues mientras en los países centrales el elogio de la diferencia tiende a significar la disolución de cualquier idea de comunidad, en nuestros países -afirma N. Lechner- la heterogeneidad sólo producir á dinámica social ligada a alguna noción de comunidad. No a una idea de comunidad “rescatada” del pasado sino reconstruida en base a la experiencia postmoderna de la política. Esto es a una crisis que nos aporta de un lado el “enfriamiento de la política”21, su desdramatización por desacralización de los principios, destotalización de las ideologías y reducción de la distancia entre programas políticos y experiencias cotidianas de la gente; y de otro la formalización de la esfera pública: la predominancia de la dimensión contractual sobre la capacidad de crear identidad colectiva, con el consiguiente debilitamiento del compromiso moral y los lazos afectivos, la diferenciación y especialización de su espacio con el consiguiente predominio de la racionalidad instrumental.

La postmodernidad en América Latina es menos cuestión de estilo que de cultura y de política: cómo desmontar aquella separación que atribuye a la élite un perfil moderno al tiempo que recluye lo colonial en los sectores populares, que coloca la masificación de los bienes culturales en los antípodas del desarrollo cultural, que propone al Estado dedicarse a la conservación de la tradición dejándole a la iniciativa privada la tarea de renovar e inventar, que permite adherir fascinadamente a la modernización tecnológica mientras se profesa miedo y asco a la industrialización de la creatividad y la democratización de los públicos. La cuestión de cómo recrear las formas de convivencia y deliberación de la vida ciudadana sin reasumir la moralización de los principios, la absolutización de las ideologías y la substancialización de los sujetos sociales. La cuestión de cómo reconstituir las identidades sin fundamentalismos, rehaciendo los modos de simbolizar los conflictos y los pactos desde la opacidad de las hibridaciones, las desposesiones y las reapropiaciones.

2. Paradojas de nuestra multiculturalidad

En Latinoamérica la multiculturalidad, tanto en el discurso como en la experiencia social, moviliza antiguas y nuevas contradicciones. Como afirma el chileno N. Lechner “podría narrarse la historia de América Latina como una continua y recíproca ocupación de terreno. No hay demarcación estable reconocida por todos. Ninguna frontera física y ningún límite social otorgan seguridad. Así nace y se interioriza, de generación en generación, un miedo ancestral al invasor, al otro, al diferente, venga de arriba o de abajo”22. Ese miedo se expresa aun en la tendencia, generalizada entre los políticos, a percibir la diferencia como disgregación y ruptura del orden y entre los intelectuales a ver en la hetorogeneidad una fuente de contaminación y deformación de las purezas culturales. El autoritarismo no sería entonces en nuestros países una tendencia perversa de sus militares o sus políticos sino una respuesta a la precariedad del orden social, la debilidad de la sociedad civil y la complejidad de mestizajes que contiene, haciendo del Estado la figura que contrarreste las debilidades societales y las fuerzas de la dispersión, lo que ha significado la permanente sustitución del pueblo por el Estado y el protagonismo de éste en detrimento de la sociedad civil23. Los países de América Latina tienen una larga experiencia de la inversión de sentido mediante la cual la identidad nacional es puesta al servicio del chauvinismo de un Estado que en lugar de articular las diferencias culturales lo que ha hecho es subordinarlas al centralismo desintegrándolas. Pues hasta hace bien poco la idea de lo nacional era incompatible, tanto para la derecha como la izquierda, con la diferencia: el pueblo era uno e indivisible, la sociedad un sujeto sin texturas ni articulaciones internas y el debate político-cultural “se movía entre esencias nacionales e identidades de clase”24.

Es esa equivalencia entre identidad y nación la que la multiculturalidad de la sociedad actual latinoamericana hace estallar. Pues de un lado la globalización disminuye el peso de los territorios y los acontecimentos fundadores que telurizaban y esencializaban lo nacional y de otro la revaloración de lo local redefine la idea misma de nación. Mirada desde la cultura-mundo, lo nacional aparece provinciano y cargado de lastres estatistas y paternalistas. Mirada desde la diversidad de las culturas locales, lo nacional equivale a homogenización centralista y acartonamiento oficialista. De modo que es tanto la idea como la experiencia social de identidad la que desborda los marcos maniqueos de una antropología de lo tradicionalmente autóctono y una sociología de lo moderno- universal. Redefinida como “una construcción imaginaria que se relata”25, la identidad no puede seguir siendo pensada como expresión de una sola cultura homogénea perfectamente distinguible y coherente. El monolingüismo y la uniterritorialidad, que la primera modernización reasumió de la colonia, escondieron la densa multiculturalidad de que está hecho lo latinoamericano y lo arbitrario de las demarcaciones que trazaron lo nacional. Hoy nuestras identidades - incluidas las de los indígenas- son cada día más multilingüísticas y transterritoriales. Y se constituyen no sólo de las diferencias entre culturas desarrolladas separadamente sino mediante las desiguales apropiaciones y combinaciones que los diversos grupos hacen de elementos de distintas sociedades y de la suya propia.

Esto se hace especialmente patente en la multiculturalidad de la ciudad: es en ella mucho más que en la nación donde se encardinan las nuevas identidades hechas de imaginerías nacionales, tradiciones locales y flujos de información trasnacionales. Y donde se configuran nuevos modos de representación y participación política, es decir nuevas modalidades de ciudadanía.

Pensar desde ahí la multiculturalidad implica serios retos teóricos y métodológicos para los investigadores de las ciencias sociales pues su comprensión exige el estallido de las fronteras disciplinarias y la configuración de objetos (de conocimiento) móviles, nómadas, de contornos difusos, imposibles de encerrar en las mallas de un saber positivo y rígidamente parcelado. Ahí apunta lúcidamente C. Geertz cuando señala “lo que estamos viendo no es simplemente otro trazado del mapa cultural -el movimiento de unas pocas fronteras en disputa, el dibujo de algunos pintorescos lagos de montaña- sino una alteración de los principios del mapeado. No se trata de que no tengamos más convenciones de interpretación, tenemos más que nunca pero construidas para acomodar una situación que al mismo tiempo es fluida, plural, descentrada. Las cuestiones no son ni tan estables ni tan consensuales y no parece que vayan a serlo pronto. El problema más interesante no es sin embargo como arreglar este enredo sino qué significa todo este fermento”26.

Desde esa perspectiva, pensar la diferencia en América Latina ha dejado de significar la búsqueda de aquella autenticidad en que se conserva una forma de ser en su pureza original, para convertirse en la indagación del modo desviado y descentrado de nuestra inclusión en, y nuestra apropiación de, la modernidad. Doble tarea a la que están contribuyendo sociólogos y antropólogos que han colocado en el eje del análisis el doble descentramiento que sufre la modernidad en América Latina: su tener que ver menos con las doctrinas ilustradas y las estéticas letradas que con la masificación de la escuela y la expansión de las industrias culturales, y por lo tanto con la conformación de un mercado cultural, en el que las fuentes de producción de la cultura pasan de la dinámica de las comunidades o la autoridad de la Iglesia a la lógica de la industria y los aparatos especializados. Y de otro lado, la moderna diferenciación y autonomización de la cultura sufre en Latinoamérica un segundo des-centramiento pues esa autonomía se produce cuando el Estado no puede ya ordenar ni movilizar el campo cultural, debiendo limitarse a asegurar la libertad de sus actores y las oportunidades de acceso a los diversos grupos sociales, dejándole al mercado la coordinación y dinamización de ese campo; y cuando las experiencias culturales han dejado de corresponder lineal y excluyentemente a los ámbitos y repertorios de las etnias o las clases sociales.

La diferencia en la percepción que los latinoamericanos tenemos de esas perturbaciones estriba en que la modernización, identificada por los del Norte ilusionada e ilusoriamente con el progreso universal, dejó ver bien pronto en nuestros países la escisión que el progreso entrañaba entre razón y emancipación “convirtiendo la racionalidad ilustrada en arsenal instrumental de poder y dominación”27. Al presentarse como opuesta, e incluso incompatible, con la diversidad de temporalidades y mentalidades que mestizaba en América Latina su razón histórica, la “razón instrumental. que guio la modernización vino a legitimar la voracidad del capital y la implantación de una economía que tornó irracional toda diferencia que no fuera incorporable al desarrollo, esto es, recuperable por la lógica hegemónica28. El inacabado proyecto de la modernidad no puede entonces separarse tan nítida y limpiamente de la razón que inspira la modernización como pretende Habermas29. De ahí que su crisis comporte para la periferia elementos liberadores. Así la posibilidad de afirmar la “no simultaneidad de lo simultáneo”30 -la existencia de destiempos con la modernidad que no son pura anacronía sino residuos (en el sentido que esa noción tiene para R. Willians31) no integrados de otra economía que al trastornar el orden secuencial del progreso modernizador libera nuestra relación con el pasado, con nuestros diferentes pasados, haciendo del espacio el lugar donde se entrecruzan diversos tiempos históricos permitiéndonos así recombinar las memorias y reapropiarnos creativamente de una descentrada modernidad.

3. Colombia: El malestar en la modernidad

La inmensa mayoría de los estudios sobre los avatares que ha atravesado la modernidad en Colombia niegan la existencia de un verdadero proceso de modernización que vaya más allá de su dimensión económica, y aun ésta en forma muy parcial. Colombia no habría tenido acceso, según dos de sus más acreditados estudiosos, sino a una “modernidad vía negativa”32 o una “modernización sin modernidad” 33. La entrada a la modernidad por vía negativa significa para D. Pécaut que en Colombia la modernidad tendría una especie de tramposa consistencia. Así la secularización vivida por el país en los últimos veinte años no respondería a un verdadero proceso de autonomización respecto a la imposición de lo religioso, ni sería el resultado de nuevas modalidades de interacción de los grupos sociales sino “el resultado del colapso de las instituciones de control social, comenzando por la Iglesia (…). La secularización se efectúa entonces en un horizonte de catástrofe más que de modernidad”34. Y lo mismo sucede con otras aparentes manifestaciones de modernidad. El individualismo no contendría ningún elemento propio del proceso de conquista de autonomía de parte del sujeto, no sería sino efecto de la desagregación del tejido social. La transacción o concertación tampoco respondería a un enfriamiento de los sectarismos políticos o a un cierto reconocimiento del otro como interlocutor sino sólo a una manera instrumental de saldar la descomposición de los modos habituales de regulación social. Ante una modernidad en negativo como sería la colombiana, D. Pécaut no tiene el menor reato en rescatar como único rasgo de positividad de los últimos veinte años un elemento tan modernizadamente negativo como es la ausencia de cosmopolitismo, el encerramiento del mundo intelectual colombiano, pues esa falta de apertura habría librado al país de muchas modas para-modernas que han asolado a otros países latinoamericanos.

Tres son las razones que presenta Consuelo Corredor para defender su tesis de que lo que tenemos en Colombia es una “modernización sin modernidad”. La primera es la elaboración de la sospecha acerca de una pretendida diferencia de Colombia basada en su estabilidad económica frente a la inestabilidad en ese campo de la mayoría de sus vecinos. La tentación de atribuir al narcotráfico tanto la base oculta de esa estabilidad como de la radicalidad de las violencias de los últimos años es enfrentada por Corredor indagando los factores estructurales de ese proceso que no es tan nuevo, que viene de muy atrás y le ha permitido a Colombia mantener estabilidad económica en medio de la más profunda crisis social y política. Y la respuesta estaría en “la subordinación del Estado, minimizando su función de interpretar, gestionar y regular los intereses colectivos, y obstaculizando la configuración de un espacio público en el que se puedan expresar, confrontar y resolver los conflictos sociales. El Estado colombiano es un Estado privatizado, atrapado entre el liberalismo económico y el conservadurismo político”35. La segunda razón es que mientras la organización formal de la vida política es moderna, lo que moviliza a la gente serían vínculos de tipo marcadamente tradicional. El propio sistema social y político se ha encargado de entrabar los mecanismos de reconstitución de las solidaridades y los consensos que la modernización económica exigía en su despliegue y movilización de nuevos actores y fuerzas sociales. Finalmente, según Corredor, el sentido de lo nacional sigue teniendo como referente una “vaga connotación territorial” sin que implique una verdadera integración cultural y ni siquiera una integración económica. El déficit de Estado hará que las economías regionales se vinculen al mercado mundial sin la mediación de un poder central efectivo, haciendo visible la indiferenciación entre lo público y lo privado y el continuo proceso de privatización del Estado.

Solo para Jorge O. Melo la modernización de Colombia tiene una figura menos lineal y dicotómica puesto que no ha sido un proceso meramente económico, que haya por sí mismo excluido la modernización del ámbito político y cultural. Hay modernización política y ella es visible en la capacidad del Estado para el manejo de las variables macroeconómicas, para el desarrollo básico de infraestructuras y de algunos servicios como la educación. Y si es cierta su incapacidad en el dominio del orden público y de la justicia, también es cierta la existencia del “espacio político nacional, o dicho de otra manera, la nación se constituye como el espacio político dominante para todos los sectores sociales, y no sólo para las élites políticas o económicas”36. Reconociendo que la modernidad cultural es la menos atendida, Melo señala sin embargo cuatro espacios claves de su presencia en Colombia: a) un sistema escolar masivo que a partir de l960 se convierte en el ámbito esencial de socialización y preparación al trabajo; b) un mercado cultural nacional dinamizado especialmente por la prensa y la radio desde los años cincuenta, por la televisión desde los setenta y también por la industria del libro en los ochenta; c) una práctica científica continua que ya no se restringe a las ciencias naturales sino que desde los sesenta permite que la sociología, la economía y la historia ejerzan un papel decisivo en la formación del discurso que configura la identidad nacional; d) una cultura laica que se hace explícita en la autonomía que cobra la ética individual respecto a las imposiciones religiosas en cuestiones como el control de natalidad y en general en las actitudes de moral sexual. Todo ello le permite a Melo concluir su balance afirmando: “Hoy, tras un proceso de una velocidad que no tuvo pares en los países clásicos, Colombia está claramente en el mundo moderno, así sus sectores modernos se apoyen en las instituciones tradicionales, convivan con ellas y las reconstruyan permanentemente (…). Sólo la continuidad de la violencia, con su porfiada existencia, ofrecería motivos serios de desesperanza, permitiría descalificar la función histórica de los grupos dirigentes e impediría la aparición de un nuevo consenso en Colombia, al revelar las limitaciones del proceso modernizador”37.

En esa misma dirección van buena parte de los estudios más recientes. En ellos la violencia misma deja de aparecer como una tara que lastraría cualquier proceso de modernización en Colombia y empieza a vérsela como escenario donde se reflejan las contradicciones y se representan los conflictos que moviliza la modernidad”.La dialéctica entre tradición y modernidad tiene como terreno común el conflicto, los desgarramientos y la violencia (…). Todo lo cual se potencia por la desmitificación de la tradición y las alteraciones en las categorías de orientación axiológica. Los valores han perdido de esta forma su función social: dar coherencia a los modelos culturales, permitir la identidad social y psíquica de los individuos y facilitar la integración social”38. Lo que a su vez responde de manera explícita a la introducción en la sociedad de la racionalidad instrumental, que es la de la modernidad, desarrollando al mismo tiempo la acumulación capitalista y una cultura cuyo valor supremo es el dinero. Cultura en la que la emergencia del narcotráfico se inserta y se potencia en una generalización del enriquecimiento a cualquier precio.

Proponiendo una visión que va incluyendo en el análisis de la modernización más dimensiones y más matices, P. Gilhodes39 señala tres cambios estructurales que venían gestándose y se han hecho visibles en los últimos años. Primero, en el terreno económico, para Colombia la década de los ochenta no ha sido una década perdida porque, revirtiendo una tradicional introversión el país salió a buscar mercados, no sólo para flores y frutas sino para confecciones y libros. Segundo, se acentúa la desaparición del país rural como efecto de la migración interior y exterior (Estados Unidos y Venezuela) y del control de natalidad. Y si, de un lado, estamos ante una brutal desaparición de las comunidades campesinas fomentada en alguna forma por el Estado y que es sin duda una causa fundamental de las violencias que acosan al país, de otro lado el éxodo de los campesinos tiene en Colombia una fuerte peculiaridad: no ha sido hacia una o dos ciudades sino hacia un buen número de ellas - Medellín, Cali, Barranquilla, Bucaramanga, Pereira, Neiva-, lo que favorece un desarrollo descentralizado que tiene como eje a las regiones. Tercero, la religión católica ha sufrido una fuerte erosión como norma de comportamiento individual y colectivo. Que en unos casos es sustituida por la presencia de sectas protestantes de corte fundamentalista en los campos y las periferias urbanas y en otros da paso a una “secularización sin alternativa moral”, de la que sería en gran medida responsable una educación que ha crecido mucho cuantitativamente pero que ha sido incapaz de elaborar una cultura laica en la que se renueven las relaciones colectivas. Aunque representa más que un cambio en los hechos, como los anteriores, un cambio en la representación que el país se hace de sí mismo, Gilhodes ve en la nueva Constitución dos avances políticos destacados: el acercamiento de la decisión política al pueblo descentralizándola, y una profunda redefinición tanto de la nacionalidad como de la ciudadanía.

Lo que resiste desde dentro

La percepción de lo avanzado por el país en su modernización no puede ocultarnos lo que de atraso sobrevive cómplicemente arropado en los pliegues de la modernización. A mantener la conciencia de la necesidad de ese desenmascaramiento han contribuido especialmente los trabajos de S. Kalmanovitz en una reflexión que, hecha desde la economía, no se reduce a ella sino que implica siempre dimensiones culturales, lo que hace posible una mirada sobre la modernización que no se agote en los avatares del proceso económico/político. Desde el texto de su contribución a la Misión de Ciencia y Tecnología, Modernidad y Competencia, Kalmanovitz indaga los “comportamientos públicos irracionales que no se compadecen con el “progreso. de las mismas relaciones económicas capitalistas: el país sigue consagrado al Sagrado Corazón, ahora con interfase; el banquero en concordato promete pagar una visita al Cristo de los Milagros de Buga para ver si le ayuda a que le devuelvan su institución; el presidente de la Andi se encomienda a la providencia para que nos salve del caos; o la actitud sana, caritativa y tutelar frente a los pobres, que muestra cualquier egresado de universidad confesional y que ellos llaman “responsabilidad social””40. Mezclada al desarrollo parcial de la mentalidad burguesa -y a sus propias irracionalidades- la mentalidad católico-feudal ha producido en Colombia una ausencia de responsabilidad, de rigor y eficiencia, en suma de competencia, mientras se han hiperdesarrollado las modalidades de la irresponsabilidad civil, que Gutiérrez Girardot relaciona con la picaresca: la simulación, los trucos, el fraude, la irresponsabilidad vehicular tanto en la incapacidad de guardar las reglas mínimas como en el irrespeto a los derechos del peatón, la violación gozosa de los controles que regulan la convivencia ciudadana o el permanente fraude a los impuestos. Se trata en últimas de la ausencia de una ética de responsabilidad personal que ha conducido al desarrollo de una moral formal incapaz de ejercer control contra los excesos del individualismo que genera el propio desarrollo del capitalismo: “la escolástica hace síntesis con el reaccionarismo funcionalista norteamericano para generar un nuevo esperpento cultural”41. Irracionalidades e irresponsabilidades civiles, afirma valientemente Kalmanovitz, que no son patrimonio únicamente de la derecha; también la mentalidad sindicalista participa de ellas al ver en toda modernización un complot de fuerzas oscuras que conspira contra sus intereses; al oponerse permanentemente a las innovaciones tecnológicas por el riesgo que ellas puedan acarrear al empleo; al buscar un mejoramiento de las condiciones de trabajo y de vida pero sólo para sus afiliados; al oponerse por principio a la apertura económica y a las exigencias de competencia que conlleva. Frente a la “sindicalista”, una mentalidad moderna es hoy de izquierda42 en la medida en que sepa valorar el cambio técnico, no le tenga miedo a la apertura en tanto favorezca una acumulación de capital que posibilite la inversión productiva, remueva el clientelismo y los monopolios, en tanto defienda un Estado poderoso financiado totalmente con impuestos; lo que a su vez implica concebir el mundo como algo cambiante y la sociedad regida por el espíritu de transacción, que es la forma del intercambio entre iguales, regulado básicamente por reglas de competencia.

Indagando la emergencia de la mentalidad moderna desde el ámbito de la ciencia, el pesimismo es todavía mayor. Aunque a Colombia han llegado las formas de la racionalidad moderna ello se ha realizado sin que la ciencia “asuma del todo su profanidad”43. Tenemos, según J.L. Villaveces una ciencia impuesta por revelación, unas ciencias naturales sin autonomía, más que saberes por sí herramientas para otros intereses, objetos más que formas de pensamiento, elementos de lujo o recetas a usar sin habérnoslas apropiado verdaderamente. En esas condiciones la ciencia no ha posibilitado la independencia del sujeto, su liberación de esquemas y de dogmas. Ni ha exigido la formación de una comunidad científica que enfoque su actividad como mediación clave del desarrollo nacional. Ello sólo sucederá cuando la apertura económica de los noventa saque a flote la ineludible necesidad de un sistema de producción competitivo internacionalmente”.Si la industria nacional estaba enclaustrada, con una tenue relación con el mundo exterior, la situación de la comunidad científica nacional era aun más dramática: una colección dispersa de grupos, una buena porción desconectada de los avances de la ciencia mundial, sin vínculos con otros sectores del país, sin recursos, sin liderazgo ni relevancia”44. Y de alguna manera la puesta en escena nacional de la ciencia -Misión de Ciencia y Tecnología e inicio por Colciencias del Sistema Nacional de Ciencia y Tecnología-, al responder principalmente a exigencias de la apertura económica no deja de despertar ciertos recelos45. No por la necesidad de que su desarrollo se ligue a la modernización del aparato productivo, sino por los riesgos que implica el que sea desde la econom ía y la industria, y no desde el interior mismo del trabajo científico desde donde se tracen las prioridades de los problemas a investigar. Supeditada a otros ritmos y otras lógicas la ciencia puede desarrollarse entonces sin que ella adquiera la valoración que la constituye en pilar de la propia configuración cultural del país.

La híbrida contemporaneidad de lo heterogéneo

Asumiendo una voz casi en solitario, F. Giraldo y H.F. López han denunciado acertadamente la “teoría del dualismo. que legitima seguir pensando separados la modernización que pasa por la industrialización, el desarrollo de las comunicaciones o la urbanización del país, mientras las relaciones sociales del conjunto de la población seguirían al margen de ella.

Y para sintetizar su propuesta la refieren a una de las zonas más sensibles de la vida nacional: “El marginado que habita en los grandes centros urbanos de Colombia y que en algunas ciudades ha asumido la figura del sicario, no sólo es la expresión del atraso, la pobreza, el desempleo, la ausencia de la acción del Estado en su lugar de residencia y de una cultura que hunde sus raíces en la religión católica y en la violencia política. También es el reflejo, acaso de manera más protuberante, del hedonismo, el consumo, la cultura de la imagen, la drogadicción, en una palabra de la colonización del mundo de la vida por la modernidad”46. Lo que nos aboca a una doble pregunta: ¿dónde se sitúan en verdad la dualidad y la esquizofrenia, en las prácticas sociales o en la mirada del investigador que no percibe las relaciones e interacciones entre tradicionalismos y modernizaciones? ¿Pero es posible percibir esas interacciones desde disciplinas que funcionan como estratos separados, y en gran medida incomunicados, que han hecho de esa separación el criterio de pertinencia de los saberes? “Al llegar a los noventa los tabiques entre antropólogos y sociólogos no han caído. Lo que sí cambió fueron las condiciones políticas y académicas en que se produce el conocimiento. A veces pareciera que la mayor autonomía conquistada por el trabajo científico frente a poderes externos reforzara las distinciones históricas, las estrategias de crecimiento y prestigio de cada disciplina. Gran parte de la antropología latinoamericana sigue centrando su investigación y su enseñanza en la descripción etnográfica de pequeñas comunidades tradicionales (…). Los pocos textos que se ocupan de las transformaciones tecnológicas o económicas generadas por la urbanización y la industrialización suelen detenerse en las amenazas de esas fuerzas vistas como extrañas, más que en explicar los entrecruzamientos entre lo heredado y lo innovador”47. El “objeto. modernidad exigiría, especialmente en los países periféricos, pensar juntos la continuidad y las rupturas, la innovación y las resistencias, el desfase en el ritmo de las diferentes dimensiones del cambio y la contradicción no sólo entre distintos ámbitos sino entre diversos planos de un mismo ámbito, contradicciones en la economía o la cultura. Hablar de pseudomodernidad u oponer modernidad a modernización en estos países puede estar impidiendo comprender la especificidad de los procesos y la peculiaridad de los ritmos en que se produce la modernidad de estos pueblos, que acaban así vistos como meros reproductores y deformadores de la modernidad-modelo que otros, los países del centro, elaboraron. No será extraño entonces que ante las demarcaciones trazadas por las disciplinas o las posiciones académicas y políticas sean intelectuales, escritores no adscribibles a esas demarcaciones, los que mejor perciban las hibridaciones de que está hecha nuestra modernidad. Un ejemplo de esa nueva percepción se halla en la reflexión de F. Cruz Kronfly: “En nuestras barriadas populares urbanas tenemos camadas enteras de jóvenes, incluso adultos cuyas cabezas dan cabida a la magia y a la hechicería, a las culpas cristianas y a su intolerancia piadosa, lo mismo que al mesianismo y el dogma estrecho e hirsuto, a utópicos sueños de igualdad y libertad, indiscutibles y legítimos, así como a sensaciones de vacío, ausencia de ideologías totalizadoras, fragmentación de la vida y tiranía de la imagen fugaz y el sonido musical como lenguaje único de fondo”48.

Lo que saca a flote esta visión híbrida de la modernidad del país es un cambio profundo en la idea misma de nacionalidad, que es experimentado como “malestar en lo nacional”49. Un malestar que detecta y analiza Germán Colmenares al trasluz de lo que revela la historiografía latinoamericana del siglo XIX: “para intelectuales situados en una tradición revolucionaria no sólo el pasado colonial resultaba extraño sino también la generalidad de una población que se aferraba a una síntesis cultural que se había operado en él”50. Extrañamiento que condujo a muchos a una “resignación desencantada ”, que era ausencia de reconocimiento de la realidad, “ausencia de vocabulario para nombrarla. y sorda hostilidad hacia el espacio de las subculturas iletradas. El diagnóstico de Colmenares no puede ser más certero e iluminador de la experiencia actual. También ahora la generalidad de la población está experimentando mezclas y síntesis culturales que desafían tanto las categorías como los vocabularios que permitían pensar y nombrar lo nacional”.La escuela, la radio, luego la televisión, la prensa nacional, la migración acelerada, las empresas, los consumos y la publicidad, todo va creando por primera vez una unidad vivida y simbólica colombiana para toda la población, no sólo para sectores más o menos elitistas. Por supuesto la cultura “colombiana. incluye ya de todo: hasta rancheras y tangos y patos donalds (…). Esta cultura de masas es problemática en la medida en que los mensajes que transmite alteran radicalmente las culturas populares y en la medida en que aparecen nuevos problemas para la definición de lo nacional”51. Quien así habla no es ningún especialista de la comunicación sino el historiador J.O. Melo; para él es a partir de esa cultura de masas desde la que es necesario pensar una identidad que quiera ser a la vez nacional y popular, ya que es en esa cultura en la que las distancias que separaban la cultura de elite europeizante y la cultura popular tradicional y folklórica han sido convertidas en los extremos de un continuum cultural.


Citas

1 G. Marramao, “Metapolítica: más allá de los esquemas binarios”, en: Razón, ética y política, Barcelona, Anthropos, 1988, p.60.

2 Milton Santos, “La aceleración contempor ánea, tiempo-mundo y espacio-mundo ”, en: Revista de la Universidad del Valle, No. 10, Cali, 1995, p.23.

3 J.J. Brunner,Los debates sobre la modernidad y el futuro de América Latina, Santiago de Chile, Flacso, 1986, p.37.

4 J. Ramos, Desencuentros de la modernidad en América Latina, México, F.C.E”, 1989. p.82.

5 P. Anderson, “Modernidad y revolución”, en: El debate de la postmodernidad, Buenos Aires, Punto Sur, 1989, p.105.

6 N. García Canclini, Culturas híbridas - Estrategias para entrar y salir de la modernidad, México, Grijalbo, 1990, p.80.

7 R. Schwarz, “As ideias fora do lugar”, en: Ao vencedor as batatas - Forma literaria e proceso social, São Paulo, Duas cidadedes, 1988, p.24.

8 R. Ortiz, A moderna tradiçao brasileira, São Paulo, Brasiliense, 1988.

9 A. Novaes, A nacional e o popular na cultura brasileira, São Paulo, Brasiliense, 1983, p.10.

10 M. A. Garreton, La cuestión nacional, Santiago de Chile, ILET, 1984.

11 R. Schwarz, “Nacional por sustracción”, en: Revista Punto de vista, No. 28, Buenos Aires, 1987.

12 Enio Squeff, O nacional e o popular na cultura brasileira-MUSICA, São Paulo, Brasiliense, 1983, p.55.

13 R. Gutiérrez Girardot, Modernismo: supuestos históricos y culturales, México, F.C.E”, 1987; B. Sarlo, Una modernidad periférica:Buenos Aires 1920-30, Buenos Aires, Nueva Visión, 1988.

14 Jean Franco, La cultura moderna en Amé- rica Latina, México, Grijalbo, 1985.

15 C. Zilio, “Da antropofagia a tropicália”, en: O nacional e o popular na cultura brasileira-Artes plásticas, São Paulo, Brasiliense, 1982, p.15.

16 J. J. Brunner, “Existe o no la modernidad en América Latina”, en: Revista Punto de vista, No. 31, p.3 y ss. Ver también J. J. Brunner, C. Catalán y A. Barrios, Chile: transformaciones culturales y conflictos de la modernidad, Santiago de Chile, Flacso, 1989.

17 J. J. Brunner, Tradicionalismo y modernidad en la cultura latinoamericana, Santiago de Chile, Flacso, 1990, p.38.

18 N. García Canclini, Ob. cit”, p.18.

19 A. Piscitelli, “Sur, postmodernidad y después”, en: La modernidad en la encrucijada postmoderna, Buenos Aires, Flacso, 1988.

20 N. Lechner, “Un desencanto llamado postmodernidad”, en: Revista Punto de vista, No. 33, Buenos Aires, 1988, p.30.

21 N.Lechner, “La democratización en el contexto de una cultura postmoderna”, en: Cultura política y democratización, Santiago de Chile, Flacso, 1987, p.253 y ss.

22 N.Lechner, Los patios interiores de la democracia, Santiago de Chile, Flacso, 1988, p.99.

23 A ese respecto: A. Flifisch y otros, Problemas de la democracia y la política en América Latina, Santiago de Chile, Flacso, 1988; y también, N.Lechner (ed.), Estado y política en América Latina, México, Siglo XXI, 1981.

24 H. Sábato, “Pluralismo y nación”, en: Revista Punto de vista, No. 34, Buenos Aires, 1989, p.12.

25 N.García Canclini, Consumidores y ciudadanos, México, Grijalbo, 1996, p.95.

26 C. Geertz, “Géneros confusos: la reconfiguración del pensamiento social”, in: El surgimiento de la antropologia postmoderna, México, Gedisa, 1991, p.76.

27 A. Quijano, Modernidad, identidad y utopía en América Latina, Lima, Sociedad & política, 1988, p.53.

28 C. Castoriadis, “Reflexiones sobre el desarrollo y la racionalidad”, in: El mito del desarrollo, Barcelona, Kairos, 1979, pp.183-223.

29 J.Habermas, El discurso filosófico de la modernidad, p.13 y ss.

30 C. Rincón, La no simultaneidad de lo simultáneo. Postmodernidad, globalización y culturas en América Latina, Bogotá, Universidad Nacional, 1995.

31 R.Willians, Marxismo y literatura, Barcelona, Península, 1980, p.144.

32 D. Pécaut, “Modernidad, modernización y cultura”, en: Gaceta, No. 8, Bogotá, 1990.

33 C. Corredor, Los límites de la modernización, Bogotá, CINEP, 1992.

34 D. Pécaut, Ob. cit”, p.17.

35 C. Corredor, Ob. cit”, p.23.

36 J.O. Melo, “Algunas consideraciones globales sobre “modernidad. y “modernización”, en: Análisis político, No. 10, Bogotá, 1990, p.33; ver del mismo autor: “Proceso de modernización en Colombia 1850-1930”, en: Revista Universidad Nacional, sede Medellín, No. 20, 1985.

37 Ibid”, p.35.

38 L. Sarmiento Anzola, en: Ciencia y tecnología para una sociedad abierta, Bogotá, Colciencias, 1991, p.166.

39 P. Gilhodes, “Así veo a Colombia”, en: Lecturas dominicales de El Tiempo, mayo, 1993.

40 S. Kalmanovitz, “Modernidad y competencia”, en: Colombia: El despertar de la modernidad, Bogotá, Foro, 1991, p.312.

41 S. Kalmanovitz, “Colombia en la encrucijada de la sinrazón”, en: Magazin dominical de El Espectador, No. 238, Bogotá, 1987.

42 S. Kalmanovitz, “Izquierda…derecha”, en: El Espectador, junio, l994.

43 J.L.Villaveces, “Modernidad y ciencia”, en: Colombia: El despertar de la modernidad, p.330.

44 S. Fajardo, “La ciencia y la modernidad como retos de la educación frente a la sociedad”, en: Revista Texto y contexto, No. 20, Bogotá, l993, p.20.

45 Esos recelos aparecen esbozados tímidamente en Ciencia y tecnología para una sociedad abierta, Bogotá, Colciencias, 1991, y más explícitamente en Los retos de la diversidad.Bases para un plan del Programa nacional de Ciencias Sociales y Humanas, Bogotá, Colciencias, 1993.

46 F. Giraldo y H.F. López, “La metamorfosis de la modernidad”, en: Colombia: El despertar de la modernidad, Bogotá, Foro, 1991, p.260.

47 N.García Canclini, “Los estudios culturales de los ochenta a los noventa: perspectivas antropológicas y sociológicas en América Latina”, en: Postmodernidad en la periferia, Berlín, Langer, 1994, p.114.

48 F. Cruz Kronfly, “El intelectual en la nueva Babel colombiana”, en: Colombia: El despertar de la modernidad, p.391.

49 R. Schwarz, “Nacional por substración”, en: Revista Punto de vista, No. 28, Buenos Aires, 1986, p.17.

50 G. Colmenares, Las convenciones contra la cultura, Bogotá, Tercer Mundo, 1987, p.72.

51 J.O. Melo, “Etnia, región y nación: el fluctuante discurso de la modernidad”, en: Memorias del V Congreso nacional de Antropología, Simposio sobre Identidad, Bogotá, l989, pp.42-43.


Contáctenos

Revista Nómadas

Dirección de Investigación y Transferencia de Conocimiento

Carrera 5 No. 21-38

Bogotá, Colombia

Correo electrónico: nomadas@ucentral.edu.co